Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Un inicio soñado para la selección mexicana de fútbol
VIDEOS RELACIONADOS video
MOSCÚ -- La frase se deslizó al anonimato entre el confeti triunfalista. Juan Carlos Osorio la filtró con pliegues heridos en la voz durante la conferencia de prensa. Estaba ahí, atorada, áspera, con esas llagas de amargura.

"Y le doy gracias al de arriba por permitirme aguantar tantas cosas acá (en México)", dijo Osorio en una de sus últimas respuestas.

Alguna vez, hablando de la soledad del técnico, Mario Lobo Zagallo explicaba que ese ermitaño abandonado entre las multitudes del vestuario y de la tribuna, en ese lapso de 90 minutos, es el hombre más solo del mundo. La orfandad de la guerra.

Tal vez, en esa frase, Osorio encontró el diagnóstico de su aislamiento en una nación que antes del silbatazo revisaba los horarios de los vuelos a Medellín.

No hay paraíso sin calvario. No se resucita sin ser crucificado. Las semanas previas habían sido inclementes, razonablemente entendible, con el escenario de la selección mexicana.

Un gol en 270 minutos y con triste futbol en los últimos tres encuentros, sin olvidar la versión "Sodoma y Gomorra" que los jugadores eligieron como despedida antes de la batalla. "César (Alemania), los que van a morir te saludan".

El sábado después de la conferencia de prensa, en breve diálogo confidencial con Osorio, hablábamos del "secreto del juego", ese ingrediente poderoso que le devuelve al futbolista la pureza del juego.

Todo indica que en esas 24 horas entre la cita con los medios y el juego con Alemania, los jugadores mexicanos encontraron eso, la esencia, "el secreto del juego", o como también mencionó el entrenador, "la capacidad de jugar el juego".

El cambio fue evidente. El rompecabezas quedó completo. ¿Cómo llega la sacudida? Osorio insinuaba el sábado la urgencia de que cada jugador recurriera a la introspección, esa habilidad para hurgar en sí mismo y definir compromisos y la forma de comprometerse con ellos.

México, insisto, completó el rompecabezas. Ante Alemania, en el Luzhniki, con el arrullo de la mayoría de los 73,011 aficionados, el Tri consumó esa fascinante mezcla de testosterona, gallardía, voluntad... y buen futbol.

En la conferencia de prensa, Osorio pudo vestirse de frac y bombín. No lo hizo. Directamente aclaró al reportero, "Señor Ramos, usted sabe que nunca le quitaré el crédito a los futbolistas. Este triunfo es de ellos", explicó, al recordar, además, que en los momentos de recientes crisis fue claro, "Traté de quitarle presión al jugador, le hice entender que de lo malo yo era el responsable".

Ciertamente, en esa frase, Osorio ejerció su derecho a la catarsis. La emancipación de sus represiones. El derecho le asiste. Pero él lo sabía. Debe recordar el diálogo, "Profe, no sabe dónde se metió. Los mexicanos estamos hechos de una sustancia distinta".

Hoy, el 1-0 sobre Alemania lo convierte en un militante de su propia euforia, pero no lo rescata del páramo del ermitaño de cada 90 minutos.

"Y le doy gracias al de arriba por permitirme aguantar tantas cosas acá".

Y lo que falta.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MOSCÚ -- Cuando México aún no recorre su vía crucis en el Mundial Rusia 2018, ya cabalgan los advenedizos, como hilanderas de alucinaciones, para el Mundial 2026.

Aún zumbaban los botones de las votaciones para determinar la sede del Mundial 2026, y ya Jorge Campos y Decio de María hablaban "de la oportunidad inmejorable de que México sea campeón del mundo". Examen urgente de alcoholemia... por lo menos para el segundo.

Hoy, en tiempos de chapuzas, incoherencias, ilegalidades deportivas, y sus apóstoles oscuros de la corrupción manejando al futbol mexicano, es una burla a la afición, es una calumnia a las neuronas de los aficionados, vociferar semejantes opiniones.

Hoy, en tiempos del fomento a la multipropiedad, de la esclavitud reinventada del futbolista mexicano, del emporio de promotores con trueques clandestinos, y con clubes que carecen de proyectos deportivos serios, hoy, sí, hoy, es deplorable venir a buscar incautos con semejantes vaticinios.

Hoy, en tiempos en que los futbolistas exitosos en selecciones juveniles van directo a las filas del desempleo, porque futbolistas extranjeros de nivel barriada, llegan a usurparles el puesto como parte de la impunidad entre los hampones directivos y promotores, ¿se puede engatusar a alguien así?

El siseo de las serpientes quiere parecerse a los cantos de sirenas. Y los dos conducen a la tragedia.

Hoy, en tiempos en que Decio de María se va de la FMF dejando la herencia más negra, después de los cachirules de Rafael del Castillo, y que todo indica que las mismas práctica suicidas se continuarán ejerciendo en el Castillo de la Pureza, quién puede vender espejistos.

La llegada de Yon de Luisa es una incógnita. Él cree saber de futbol. Él se cree preparado para hacer las cosas mejor que sus antecesores. La diferencia es que él ha tratado de amamantarse de tutores accidentales o preconcebidos.

Pero, además, Yon de Luisa ha sido adoctrinado en las artes de la manipulación y la confrontación, bajo maestros que ejercen el exquisito arte de mandar sin gobernar, y eso no se aprende en las canchas, sino entre lobos, para enseñarse a aullar... y a morder.

Prueba de ello, se sabe ya hoy, es que en aquella comparecencia de los ilusos que respaldaban el golpe contra Juan Carlos Osorio, encabezada la rebelión por el Grupo Pachuca, quien decidió cómo confrontarla y desarmarla fue Yon de Luisa. Emilio Azcárraga Jean fue puntual: "Encárgate".

Y De Luisa aniquiló la revolución, con todo y sus Adelitas, al explicarle: "Los escuchas, aceptas sus argumentos, y les dices que lo vas a estudiar, y que un día de estos los avisan".

De Luisa ganó la batalla sin disparar ni un suspiro. Los revoltosos, con todo y lo prudente, veraz y contundente de sus argumentos, estaban derrotados: habían sido masacrados con el arma letal de la indiferencia.

Y después, el nuevo mandamás del futbol mexicano hizo la recomendación de un trabajo periodístico, puntualmente irrefutable, documentado de los haberes y deberes de Pachuca y León.

En manos así, con escenarios así, pueden Jorge Campos y Decio de María salir a vaticinar con el tarot y la imprudencia en las manos que México puede ser campeón del mundo en 2026.

Ahora, si Yon de Luisa quiere cambiar la historia, tiene los recursos, pero sobre todo, el respaldo, la inmunidad diplomática de su padrino Azcárraga Jean para poder hacer y deshacer, para poder reconstruir el futbol mexicano, más allá, algo que ya le habíamos comentado: los muertos empiezan a salir de sus tumbas, porque el grupo de oposición reculó para fortalecerse no para rendirse.

Como sea, en ese escenario dividido, confrontado, así como no parece correcta la propuesta de anarquía, tampoco es correcto el fortalecimiento de la dictadura.

Por eso, usando expresiones del mismo Jorge Campos, le damos la receta a él y a Decio, ante estas pretensiones de promesas para el 2026, "su lechita y a dormir".

Digámoslo así: una vaca estéril, de ubres áridas, pretende vender leche para el Mundial 2026.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Miguel Herrera lo confesó cuando lo convirtió en el mil usos del América en la primera etapa del Piojo en El Nido: "No es el mejor futbolista que tengo, pero es el jugador más completo que tengo".

Y Raúl Jiménez no lo ha decepcionado. Su traslado de un futbol competitivo para saltar a una Liga mucho más exigente, como la Premier, con la Cenicienta de ocasión, el Wolverhammpton, se convierte en la magnífica oportunidad de madurar.

Viñeta Rafa Ramos

No ha sido fácil para Jiménez. Miguel Herrera lo convirtió en un todo terreno, pero en el resto de sus equipos lo han querido ver como un centro delantero estrictamente.

Alguna vez se tocó el tema con él. Jugando para el América y la selección, bajo la gestión de Miguel Herrera en ambos casos, Raúl Jiménez explicaba la afanosa asignación de ser un jugador de pujanza en ambas áreas.

Y para eso, había que estar consciente de dos riquezas: concentración y resistencia. Y, como lo dijo, había que correr y recorrer, "un chingo de kilómetros".

"Es cierto que tengo que hacer funciones diferentes que sólo estar en el área o ayudar al ataque. Miguel quiere que sea un jugador más completo, más útil. Sí, corro mucho en cada partido, no sé cuántos kilómetros, pero sé que son un chingo de kilómetros, ja, ja, ja, ja", explicaba.

"Lo interesante con lo que quiere (El Piojo) es que no se trata de correr detrás de la pelota, sino de estar concentrado en los recorridos que me pide. A veces son sobre un jugador o a veces sobre una labor específica, pero en este América hay que correr un chingo... no sólo yo, todos", agregó Jiménez en la charla con este reportero.

Además de su letal efectividad para cobrar penaltis en cualquier escenario, Raúl Jiménez ha debido adaptarse a diferentes exigencias de diferentes entrenadores, bajo perfiles de diferentes equipos, pero ahora en la Liga Premier le espera una nueva experiencia.

Con un físico que ha fortalecido, pero que evidentemente aún no ha aprendido a usarlo a plenitud, su llegada a un equipo con la exigencia de supervivencia, todo indica que con Wolverhampton tendrá la oportunidad de tener consistencia.

La Premier es determinante en ciertas enseñanzas, especialmente por esa mezcla demencialmente fascinante del futbol físico, vertiginoso y técnico.

Curiosamente, sin contar con la habilidad estrambótica de Javier Hernández -tal vez su mejor compañero en la selección mexicana--, ni con esa lectura de cazador del ex chiva, Raúl Jiménez lo supera en la capacidad técnica y en recursos colectivos para manejo de pelota.

Seguramente por esa afinidad, ya el mismo Chicharito debe haber orientado, y hasta advertido, al igual que Miguel Layún, de esa implacable lucha muscular y competitiva que le espera en las áreas.

Por lo pronto, ya sabe que tiene su propia doctrina. "Hay que correr un chingo, siempre", que es una doctrina ineludible para ser asiduo cada siete días a la cancha.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MOSCÚ -- El Mundial 2026 es de Norteamérica. De manera arrolladora: 134 a 65. La oligarquía ejerce el poder con la falsa túnica de la democracia. Alguna basura habrá en los rincones que Loretta Lynch, su pudiera, si volviera, podría olisquear.

De cara a organizar su tercer mundial, esta vez como chambelán, más que como protagonista, México, reitera que está listo, y claro, desde aquella famosa frase de Rafael del Castillo, cuando Colombia renuncia al Mundial de 1986 y Guillermo Cañedo se ofrece al rescate.

"Con una brocha y un bote de pintura estamos listos para el Mundial", dijo el infausto doctor en Derecho que hizo el movimiento más chueco, el de los cachirules.

Un Mundial 2026 con muchos desafíos. Con una urgente introspección y con una demandante autocrítica. En ese afán de hermandad incestuosa y casi noviazgo entre Estados Unidos, Canadá y México, la realidad es distinta.

1.- EEUU deberá revisar su política exterior. Especialmente su política migratoria. El Comité Tripartita asegura que habrá un tránsito libre migratoriamente entre las tres naciones. ¿Alguien lo cree?

2.- En estos momentos los acuerdos comerciales entre los tres países mantienen una aparente calma con un trasfondo de tirantez, que difícilmente podrá aplacar las festiva, lúdica e intrascendente fiesta del futbol para la actual administración del protagonista estadounidense.

3.- Mientras Canadá rebosa de un escenario menos conflictivo, aparatoso y polémica, EEUU deberá proceder de manera drásticamente distinta para que la fiesta del futbol no se vea gangrenada por decisiones elitistas, clasistas y segregacionistas.

4.- México tiene un catálogo más amplio de preocupaciones. Si bien dispone de los estadios que cumplen los requerimientos de FIFA, llegará el momento de confrontar las erupciones que inquietan a la nación, especialmente de cara un proceso electoral, en el cual el pueblo entero se debate entre la tibieza, la torpeza o la demencia, que le ofrecen la misérrima alternancia en el poder.

5.- El éxito financiero está garantizado, al menos en Canadá y EEUU, que pretenden colocar los boletos entre los 75 y los 250 dólares en sus estadios más importantes, y queda claro que semejante cotización contrasta con el poder adquisitivo de México.

6.- Por otro lado, viene un proceso de cuatro años de bendiciones futbolísticas para las tres naciones, si son inteligentes sus funcionarios. Todos los países querrán jugar en las posibles sedes mundialistas y los tres, Canadá, EEUU y México serán las novias de todos los bodorrios eb esos cuatro años precios a la fiesta de FIFA.

7.- Ciertamente México tendrá una bendición especial: será el primer país en el mundo que juega de local en dos territorios distintos. Los cerca de 40 millones de mexicanos que estarán como migrantes en EEUU, para entonces, garantizan que el Tri jugará en casa.

8.- Hasta el momento, y lo saben Canadá y México, la inauguración y la Final serán en EEUU, aunque cada nación por separado podrá hacer su propia jornada inaugural.

9.- El discurso facilista, demagogo e hipócrita de la hermandad de las tres naciones, se ve contradicho, evidentemente, insisto, por los conflictos de orden político, migratorio, financiero que se viven actualmente, pero claramente desde el aspecto humano la fastuosa y más importante fiesta deportiva del mundo deberá ser un éxito.

10.- Y falta la gran respuesta, porque no hay una decisión final: ¿será con 48 equipos el Mundial de 2026? Ya no importará la calidad de la competencia, ni el nivel de competitividad, porque se parte de un principio fariseo: mientras más feligreses, más limosnas en los cepos.

11.- ¿Es la gran oportunidad de EEUU y México de acceder a un protagonismo futbolístico en un Mundial? Deberán empezar a trabajar como no lo han hecho, con inteligencia. Que Sunil Gulati, tras ese poder en las penumbras, no vuelva a cometer la torpeza de buscar a Klinsmann, y que México... bueno, que la federación mexicana deje de ser tan de Azcárraga Jean.

Y si hoy el Tri tiene 30 patrocinadores al sumar los de EEUU y México, se imaginan la fiebre financiera que llegará después de este Mundial.

Entre los organismos no gubernamentales y de ayuda internacional, México es aún, y seguirá siendo después del 2026, parte del Tercer Mundo, pero es el primero en organizar un tercer mundial. La incongruencia.

Panem et circenses. Pan y circo. Y si escasea el pan, que abunde el circo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MOSCÚ -- Matías Almeyda se despidió de su Rebaño con un sadismo extremo e innecesario: "Espero algún día tener el dinero para comprar a Chivas", y seguramente la abnegada y sufrida afición rojiblanca dejó escapar una lágrima.

Rudeza innecesaria del argentino. La arquitecta del caos de Chivas, Angélica Fuentes, alguna vez dijo que el equipo del que se quiso apropiar y casi lo logra, "vale 900 millones de dólares".

Ido Almeyda, Chivas queda en el desamparo. Jorge Vergara está siendo acosado y acusado. Una enfermedad despiadada lo exprime, y los fiscales del fisco quieren terminar de chuparle la poca sangre financiera que le dejó la nada angelical Angélica.

Paco Gabriel de Anda se mudó de aparador, y Amaury Vergara, cuyo único cometido era hacer funcionar a ChivasTV, tiene menos alcance que la señal de transmisiones de su proyecto televisivo.

Demasiadas hienas ante la presa en desgracia. Encima, la familia de Angélica, con un poder siniestramente peligroso para Vergara, prepara la enésima embestida en otros frentes, además de promover la guerra fiscal contra el propietario del Guadalajara.

Ciertamente, vale aclararlo, Vergara estará de vuelta en julio. Obviamente no ha estado contemplando la debacle de su emporio. No piensa vender a Chivas, sino en un año resucitarlo. ¿Y la afición?

Un contraste es evidente: Matías Almeyda debe ser el entrenador que mayor veneración ha provocado en la afición de Chivas, y curiosamente, se va, para convertir la crisis del equipo en la peor de toda su historia.

Porque hoy Chivas vive su peor bancarrota absoluta: deportiva, moral, espiritual, financiera y futbolística.

Hoy, todavía, médicos, asesores de finanzas, y hasta guías espirituales rodean a Jorge Vergara quien pretende regresar a rescatar el imperio, obvio, primero el de OmniLife y después el de Chivas.

La abolición del descenso, entrampada, amañada y chapucera que contempla la Liga MX da un tiempo de gracia a Chivas. Y Vergara sabe que para vender al Guadalajara en más de lo que alguna vez lo cotizó su ex esposa, necesita fortalecerlo.

Hoy, lo único y estrictamente valioso de Chivas es su nombre, que es la cicatriz indeleble y pasional para 30 millones de mexicanos. Ningún jugador despierta codicia en el futbol mexicano, acaso Orbelín Pineda.

¿Pudo hacer más Almeyda? La lealtad no debe confundirse con solidaridad suicida. El argentino sabe que la selección le pertenece, y que se vienen seis meses de terapia penosa para el Guadalajara.

Más allá de confesar haber prestado dinero a la institución para que hiciera pagos a jugadores, queda claro que Almeyda no puede convertirse en alma de la caridad ni puede esclavizarse por agradecimiento.

La tragedia comienza en la elección del entrenador. Tres técnicos ya sondeados, rehuyeron. No sólo a la incertidumbre que rodea al Guadalajara, sino porque más allá del páramo futbolístico

del equipo, especialmente al irse Rodolfo Pizarro, no quieren verse bajo el veleidoso mando del que Ricardo Peláez bautizó como el Pelagatos 2.0 (AKA José Luis Higuera).

Sin director deportivo, con su hijo de poco impacto como negociador ante posibles entrenadores, los jugadores deben sentir todos los efectos del abandono. Dedicados al trabajo físico exclusivamente, pasaron de los lujos innecesarios en Cancún, a la austeridad de Mazamitla.

Por eso la incertidumbre debe ser agobiante. Un preparador físico que está expuesto a que el nuevo entrenador llegue con su propio equipo, y un grupo de jugadores mañosos que también cuestionan la autoridad vigente y efímera de su comandante de emergencia.

Bajo ese escenario, queda claro que mientras más se demore el regreso del patriarca rojiblanco, mayores serán los males y más frágil el entorno para, insisto, demasiadas hienas voraces al acecho.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MOSCÚ -- México ya se refugió en su búnker. Tufo a azufre lo acompaña. El escándalo lo escolta tenazmente, y debajo de esa costra aparecen malos resultados, y la jaqueca que dejó Dinamarca.

La hégira de Héctor Herrera, el mea culpa de Juan Carlos Osorio, y el "sí y qué" de Andrés Guardado, contrastan con el "no lo hicimos, pero ya no lo volveremos a hacer" de Javier Hernández, entre los desencuentros de contradicciones y disparates de esta selección mexicana.

Viñeta Rafa Ramos

El cambio de aires es una bendición para el Tri. Lejos queda la casona del pecado en Las Lomas y también la tristona experiencia ante Copenhague, en una desesperada maniobra de terapia intensiva para desazolvar esas cabecitas llenas de contrición, fotos, videos, memes y redes sociales.

Concentrarse en Alemania, en esa especie de cuarentena emocional y mediática, ahora la selección mexicana tiene el paraíso del Dynamo de Moscú como retiro espiritual para poner en paz las conciencias y en guerra sus urgencias de trabajo para ser competitivo.

Aunque se ha convertido en la retahíla habitual de Juan Carlos Osorio, "detectar deficiencias y ponerle soluciones con el trabajo diario", es el momento de que las crudas reflexiones de los últimos encuentros, encuentren repercusión genuina en los entrenamientos, y especialmente, ante Alemania.

Queda claro que a partir de este martes, empiezan a trabajarse horas extras al interior del Tri. La cita fatal conocida el primero de diciembre, está ya a sólo unos días: Alemania, de cuerpo entero.

Es momento de que en cancha, los curanderos con la libreta en apuntes bicolor reajusten todos esos movimientos que Osorio lamenta que no se realizan y que por otro lado, según Guillermo Ochoa, son deficiencias intencionadas para "no mostrarle las armas al enemigo".

Afuera de ella, la asignación no es menos descomunal. Hay que hurgar en las cabecitas lastimadas y reparar el daño hecho por lo que parece Sodoma y Gomorra para unos, y una kermesse de santo patrono para otros.

Será determinante el liderazgo, ese mismo que ya reconoció no tiene en su poder Osorio, y que en lo personal aumento las dudas respecto a la eficiencia y efectividad de Imanol Ibarrondo, y que estaría delegada estrictamente a que Rafa Márquez compruebe el ejercicio de poder en el vestuario, un privilegio ganado con el esfuerzo de una carrera con una pentacapitanía en copas del mundo.

Determinante es sin duda el solucionar los problemas de creación de futbol. Sus mejores momentos son creaciones personales, explosiones individuales, especialmente de Chucky Lozano y Tecatito Corona, a los cuales además, es evidente, Osorio parece reacio a reclutarlos simultáneamente para diversificar el poderío ofensivo.

Getty Images En Rusia, a Rafa Márquez le aguarda más trabajo afuera, que adentro de la cancha.

Sin embargo, insistimos, en una generación de futbolistas marcada por profundas cicatrices, por fracasos recurrentes, por decepciones cíclicas, necesariamente deberá haber encontrado el milagroso maná que los cure con la resignación entre tantas afrentas acumuladas.

Si han aprendido la penitencia sublime de los pecados y los tropezones, hoy la selección mexicana asume perfectamente el escenario desafiante que se le presenta.

Ojo: si en el vestidor hay las palabras adecuados, la sacudida correcta, es muy probable que veamos la mejor versión de estos jugadores mexicanos y no necesariamente la mejor versión de Juan Carlos Osorio, caso concreto, lo que ocurrió en Columbus ante Estados Unidos.

Los futbolistas necesitan el mapa de Osorio, porque es mejor una ruta de futbol que salir a ciegas.

Pero necesitan que una voz, que el mismo técnico sabe que no tiene, desentierre el hacha de guerra en nombre de un equipo que ya sólo busca paz mediática.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Viñeta Rafa Ramos
No era el arrejuntado turístico de Escocia. Ni era el arrejuntado turístico de Gales.

Era Dinamarca, un seleccionado serio que tiene una columna vertebral y que no rota, o no da "oportunidades" o no da "alternativas tácticas" por capricho.

Cuando quiso, pudo: 2-0. Y desparasitando el área mexicana, en un recorte, o tomando después bajo alucinógenos a la zaga, en minutos, el cuadro danés crucificó a Guillermo Ochoa.

Nuevamente, a México le entregaron el queso en forma de balón, y el ratón nunca se dio cuenta de la paciencia del gato danés. Y 2-0 porque Guillermo Ochoa ahuyentó el fantasma de Santa Clara 7.0.

Más allá de las pretensiones danesas, en un partido bajo histeria, por la perniciosa epidemia de lesiones, México deja interrogantes, que después de tres años y medio, es deseable que el académico del sopor y el estupor, Juan Carlos Osorio, tenga, en verdad, mejores respuestas que los misérrimos saldos competitivos.

1.- Ya se ha dicho: es complicadísimo que si no se sabe quién va a jugar, el futbolista, involuntario conejillo de Indias, sepa a qué y con quien va a jugar.

2.- Esas sociedades magníficas que dan los matrimonios en la cancha, bajo la regla de Osorio, las conforman espontáneos y sorteados divorciados. Unas horas antes del juego descubren su acompañante, aunque hayan pasado días, sin ensayar juntos. A tocar de oídas.

3.- Además de esas citas a ciegas, que organiza el buen casamentero colombiano, y no hablo de la Sodoma y Gomorra de Las Lomas, al jugador se le debe aplaudir, pero sólo por momentos, el desesperado afán por improvisar ante las enmarañadas notas de una libreta con tallones bicolores.

4.- Más allá de la parálisis física y mental en el primer gol de Dinamarca, el segundo es un sopapo para bobalicones, en un saque de banda, pero el escaso sufrimiento de Dinamarca podía explicarse porque nunca hubo un entramado definido en la generación de jugadas.

5.- Insisto: el futbolista mexicano improvisó y por eso sus acercamientos fueron buscapiés personales y circunstanciales, nada ajeno a la idiosincrasia de un pueblo que elige reaccionar al "a'i se va", en lugar de planificar, planear, ordenar y ejecutar.

6.- Sepultada ya, incinerada ya aquella promesa de futbol ofensivo, proactivo, generoso, devastador, con el que se presentó a Osorio, y abanderó él mismo, Dinamarca es otra ratificación de que el 7-0 no es la letra escarlata en la frente de Osorio, así como vencer a EEUU en Columbus, tampoco es diploma absoluto suyo. En el primero, los jugadores se ausentaron despavoridos en la masacre, y en el segundo se tragaron sus propias gónadas antes del salir a la cancha.

7.- Así, sin un once definido, con jugadores y puestos agitándose en la tómbola desenfrenada y lunática del técnico --las catafixias de Chabelo son más saludables-, México ha perdido hasta la túnica de protagonista en juegos de preparación. Este no era molero... y lo hicieron mole.

8.- Preocupan jugadores. Algunos escondieron la pierna: Moreno, Guardado, Jonathan, entendiendo que con la lúgubre suerte que tiene el equipo, pudieran perderse el Mundial.

9.- Y otros se escondían detrás de los rivales, como Giovani y Héctor Herrera, de quien se ha dicho que se siente tan agobiado por la resaca conyugal tras la gala a Eros de hace una semana, que pensó en renunciar al Mundial. Salcedo sigue buscando más la tarjeta roja que el balón, mientras Jesús es muy poco Gallardo en defender. No es su culpa, al indio lo hicieron compadre y se equivoca de perfil, se traga los amagues, si hace mal las coberturas y los relevos.

10.- Joachim Low hizo sus labores de espionaje. Sus emisarios no usan tinta azul o tinta roja. Para el diagnóstico del Tri, no hace falta escribir una palabra de cuatro letras: caos.

Tan cerca de enfrentar a Alemania, y parece que toda su masculinidad la dejaron los seleccionados mexicanos en las alcobas de Las Lomas.

Osorio y los jugadores tienen una semana. Tranquilos: 29 de las 30 concupiscentes porristas de Las Lomas no tienen visa a Rusia. Y Herrera carga un traumático cinturón de castidad.

Ojo: no sólo ha llegado el momento de la encerrona, de la terapia grupal, entre jugadores y cuerpo técnico, sino también de la intervención robusta, enérgica, de Denis Te Kloese y de Guillermo Cantú. ¿O los pantalones largos les quedan cortos?

Vaya que lleven hasta al aspirante a hortelano, Imanol Ibarrondo, con su colección de las mejores frases de arenga de Og Mandino, Robin Sharma, Gibran Jalil Gibran, Lee Iacocca, y hasta al parlanchín tepiteño, orfebre de esa sentencia para que la entiendan los jugadores: "en casa manda el gallo, pero las gallinas son las que ponen los huevos".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Viñeta Rafa Ramos

Ya lo hemos dicho: Salvador Dalí definió al futbol mexicano al definir al país: "Nunca regresaré a México. No puedo volver a un país que es más surrealista que mis pinturas". Y sí.

Este viernes, en esos extremos pendulares en los que la realidad desquicia la polarización de lo imaginable, el futbol mexicano desquiciaría al surrealismo de Dalí.

Por un lado, el técnico de la selección mexicana, el equipo de casi 130 millones de ilusos e ilusionados, confiesa públicamente su oficio de alcahuete. Toda una Celestina futbolera.

Por el otro, la llegada de Matías Almeyda a Guadalajara provoca que una porción mínima asuma ser la embajadora de la Nación Chiva y lo recibe en el aeropuerto, con algunos tonos de histeria, para pedirle que no se vaya de Chivas. Rosa de Guadalupe no los abandones.

Los dos equipos de los mexicanos, colapsaron el viernes, soslayando si Diego Reyes estará o no en condiciones de jugar el Mundial y de seguir siendo el acceso más fácil para cualquier adversario hacia la meta tricolor.

Diego Reyes es, en la cancha, la versión Héctor Herrera del Tri como anfitrión, por ejemplo, en una Casona de Las Lomas en la Ciudad de México.

Con todas sus deficiencias, Reyes extiende la alfombra roja a las embestidas del adversario con una docilidad que parece perversidad. Cualquier escéptico hasta lo consideraría un acto de traición, pero no: Dieguito es malo, pero no mal intencionado.

¿Y Héctor Herrera? Les abrió la puerta de esa Mansión en Las Lomas que el mismo cuerpo técnico del Tri les recomendó, a las 30 feroces atacantes que la revista TVNotas jura son "Escorts VIP". Claro, lo de Reyes es estoicismo, lo de Herrera, hedonismo.

Y así, mientras en Copenhague, Osorio dejaba atónitos al Ying y al Yang, confesando su complicidad en la caligulesca ofrenda tricolor al Dios Eros, quedaba en el aire la pregunta para los dirigentes de selecciones nacionales: aceptar y facilitar ese tipo de encerronas va acorde con la ética y la imagen de un entrenador.

Por su parte, Almeyda ya sabe su futuro, pero quiere formalizar los trámites. Especialmente, como lo contamos hace unos días en Raza Deportiva, porque su familia ha decidido avecindarse en Guadalajara de manera definitiva. Y su cuerpo técnico también.

ESPN

Ya antes lo mencionamos: Jorge Vergara accedió a que Emilio Azcárraga Jean enviara a Yon de Luisa a hablar con Almeyda sobre dirigir al Tri. El argentino está interesado, obvio.

Como complemento, Guillermo Cantú, secretario general de la FMF, cuando Usted lea esto, ya debió entrevistarse en París con Santiago Hirsing, el representante de Almeyda.

Jorge Vergara tiene una prioridad: sanar. Se ha aislado de Chivas y OmniLife. Los médicos creen que regresará hasta julio a sus actividades. El tratamiento no permite distracciones. En este momento tiene prohibido informarse de lo que pasa en su equipo.

Pero, Vergara no quiere -ni pagarle- a un Almeyda distraído con el Tri, que deberá sostener dos partidos amistosos después del Mundial: ante Estados Unidos en Nashville y otro más en Houston, ambos en septiembre.

El problema para Vergara es que las triquiñuelas del Pelagatos 2.0 (bautizole así Ricardo Peláez a José Luis Higuera) han enfadado y confrontado a Almeyda con su propio director deportivo, Francisco Gabriel de Anda, enquistando la discordia entre ambos.

Sí: el futbol mexicano es más surrealista que el mismo epítome del surrealismo. Salvador Dalí, en ninguno de sus fantásticos trances creativos, podría concebir un firmamento así.

Insisto: por un lado, un técnico como Osorio que echa por delante a sus jugadores al fuego, al decir que tenían tan organizado el bacanal, que hasta le pidieron ayuda y permiso para que todo saliera bien, desoyendo incluso a directivos, cuerpo médico y hasta al desesperado Imanol Ibarrondo.

Por el otro lado, Almeyda, quien alguna vez dijo que necesitaba trabajar tres veces más, porque trabajaba con sólo mexicanos, es hoy el objeto del deseo de Chivas y del otro equipo mexicanísimo, aunque no siempre (Caballero, Guille Franco, Sinha, Chaco), pero acosado el argentino por el desamparo de los tiempos.

Es cierto, Almeyda le dijo sí a Chivas, usurpando el espacio del entonces aún técnico Chepo de la Torre, así que seguramente tiene el estómago suficiente para decirle sí al Tri, usurpando el espacio de Osorio, con la diferencia de que una mayoría de aficionados mexicanos sí lo quieren en la selección mexicana... y si se pudiera desde hoy, mucho mejor.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Viñeta Rafa Ramos
1.- La generación de futbolistas mexicanos con más experiencia europea, la mayoría desde la banca de suplentes, pero con experiencia...

2.- La selección con la logística mejor elaborada y la más costosa en la historia de la selección mexicana...

3.- La selección más opulenta en la historia del futbol mexicano: 30 patrocinadores entre Estados Unidos y México con facturación de 650 millones de dólares en cuatro años...

4.- La selección con más staff de apoyo de la historia; un séquito de más de 50 personas en un organigrama, en la que hay un mentalista español, una nutrióloga mexicana y asesores colombianos...

5.- La selección que mayor equipaje acarrea en la historia, desde salsa picante La Valentina, hasta incienso, yerbas aromáticas, Alka-Seltzer, y retablos religiosos como si fuera fiesta patronal de pueblo...

6.- Eso sí, la selección mexicana con el cuerpo técnico más baratón, baratero y abaratado de la historia reciente, porque el Team Osorio cobra menos de la mitad de los Javier Aguirre, los Chepo de la Torre y los Ricardo LaVolpe...

7.- La primera selección mexicana que llega a un Mundial sin haber ganado ni siquiera un torneo regional como la Copa Oro, porque Jamaica, que no va al Mundial, la eliminó...

Entre todo lo bueno, lo malo, lo extravagante, lo exótico, lo caprichoso, lo aristocrático, lo puntilloso, lo remilgoso, México desfilaba pomadoso con la sonrisa de una eliminatoria enriquecida en resultados, pero entre la más pobretona época de la Concacaf, tan paupérrima que EEUU se quedó fuera del Mundial...

Y de repente, el maquillaje se le escurrió a La Cenicienta. Una encerrona caligulesca de cerca de una docena de seleccionados mexicanos, ha puesto al equipo en el ombligo del tsunami mediático, y me imagino que debe pasar las de Caín el señor Imanol Ibarrondo.

El mentalista locuaz del Tri, acuñador de frases de galletitas chinas, adaptador de otras, y que hace copy/paste de otras más, deberá, porque para eso lo contrataron, levantar de las cenizas inescrupulosas a esas bellotas parranderas y traviesas, que él prometió convertir en robles poderosos, frondosos, vamos, en ahuehuetes milenarios en la historia histérica del futbol mexicano histórico por su histeria cuatrienal...

Las horas pasan y muchas dudas se aclaran pero muchos horizontes se oscurecen tras la Sodoma y Gomorra montada en una mansión de Las Lomas, luego de esa fiesta que las memorias de Barbazul envidiarían.

1.- Ahora se sabe que el pitazo a TVNotas vino o de un jugador que se fue de la reunión justo antes de que el paparazzi llegara, o de un miembro de seguridad que es un infiltrado de Decio de María y tiene broncas que futbolistas.

2.- El jugador que tenía el mejor momento futbolístico de todos, por su cierre con el campeón de Portugal, fue obligado por su familia a abandonar la concentración, para viajar a Porto a rendir cuentas, porque en las fotografías Héctor Herrera aparece como el anfitrión del bacanal tendiendo la alfombra roja de sus suspiros concupiscentes a las 30 militantes de la academia no reconocida de "Escorts VIP".

3.- Más allá de la "tocata y fuga" de Herrera, otros jugadores que alegaban a sus familias ir a un retiro espiritual monástico, también han debido confrontar cuestionamientos maritales, más los reclamos de un técnico que puede ser todo un guía en estos percances, aunque no todo ni todas se arreglan con 36 rosas rojas o multicolores a la semana...

4.- Encima, varias de las señoritas que afanosamente se dedicaron a fortalecer la autoconfianza de los jugadores mexicanos, mejor que el mismísimo Ibarrondo, han empezado a presumir lo exitosa de su faena y lo exitoso de sus afanes, en redes sociales. Vaya en WhatsApp quien no tiene ya el contacto de las 37 ninfas, es porque es un antisocial o un ermitaño.

5.- Exponiendo su desenfreno, las nereidas en cuestión, también dan detalles de sus anhelos cumplidos, y hasta presumen haber guardado caireles de más de alguno de los comensales tricolores.

6.- Aunque a las 30 sílfides les exigieron dejar sus celulares a la entrada, ya hay un video clandestino al mejor postor. El video fue ofrecido a los 11 jugadores que aparecen en él. Y si no, terminará en manos de la misma revista que destapó los vicios privados de los hombres con supuestas virtudes públicas.

7.-Confiables periodistas colombianos han revelado que parte del cuerpo técnico sabía de una reunión confidencial de los jugadores en ese su día libre, y que quien autorizó la salida, también se autorizó a sí mismo su día libre.

¿Y ahora? El primer reclamo llegó de quien debía llegar, de la punta de la pirámide del futbol mexicano. Emilio Azcárraga Jean fustigó a los responsables y les advirtió que al irse Osorio, se irán con él.

¿Y ahora? La primera razón para llevar a Rafa Márquez era el control del grupo, el manejo de disciplina, de coherencia y de compromiso. ¿Saldrá el pentacapitán mundialista a asumir la responsabilidad o no es en verdad tanto el peso de su personalidad en el vestuario?

¿Y ahora? ¿Al no recibir sanción, los juerguistas se convierten en dictadores sanguijuelas de la disciplina de la misma selección?

En otros tiempos, estos desmanes habrían provocado una revuelta. El grupo opositor al poder en la FMF habría limpiado el chiquero y tomado el mando. Hoy, todos ellos están sometidos. Ninguno se ha atrevido a exigir castigos drásticos o ejemplares.

El último que quiso imponer orden, ya lo sabe Usted, murió -figurativamente hablando-en la emboscada mafiosa de Decio de María y Justino Compeán, con la cartita de Márquez como anzuelo: Néstor de la Torre.

Sí: cuando México parecía tener la mejor generación de futbolistas, que se cumplían todas las exigencias, y no se dejaba nada al azar, la docena de sementales sucumbió ante las 30 amazonas.

Insisto: tétrico y patético el momento del Tri.

O mejor: té-TRI-co y paté-TRI-co el entorno de la selección mexicana.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Discursos baratija. El abecedario de la farsa. La doctrina de la doble moral. "Estamos enfocados en el Mundial". "Estamos concentrados en cumplirle a la afición sus sueños". "Entregados en cuerpo y alma a que esta selección trascienda".

Acto de perjurio de casi cualquier seleccionado nacional. A cualquier hora. En cualquier lugar. En cualquier competencia. Escribió el poeta inglés William Blake que "la verdad mal intencionada es peor que la mentira".

Ocho seleccionados mexicanos decidieron cumplir la tercera promesa: se entregaron en cuerpo y alma para que la selección mexicana trascienda. Y hoy es hazmerreir mundial.

Viñeta Rafa Ramos

En su día libre, después de salir vituperados, abucheados, tras misérrima victoria sobre Escocia, estos ocho deciden darse una ligera dosis de hedonismo. El placer antes que el deber.

Tras enfrentar a un equipo con faldas escocesas, una indumentaria casi masculinamente sagrada para una nación guerrera, estos ocho futbolistas mexicanos deciden ir a otra cancha a enfrascarse en una zacapela con otras faldas. Paladines incansables.

El marcador se desconoce por lo desproporcionado y ventajista del agarrón: ocho seleccionados ante 30 señoritas, según las fotografías e investigaciones de la revista TVNotas y su filial el diario Récord. Tampoco se sabe si hubo lesionados.

En la lista hay un común denominador: reincidencia. Algunos estuvieron en la pachanga en plena concentración en Monterrey, y otros en Quito, Ecuador, antes de la Copa América, pero otros más estuvieron en ambas.

Es decir algunos jugaron su tercer partido, y seguramente en el futuro buscarán llegar al cuarto y hasta el quinto, lo que con el Tri no han conseguido en mundiales.

Sí, ya sé, ¿Quiénes son los ocho? Según TVNotas la formación era con Guillermo Ochoa, Héctor Herrera, Jonathan y Gio dos Santos, Raúl Jiménez, Carlos Salcedo, Jesús Gallardo y Marco Fabián. Su pretemporada mundialista comenzó a la medianoche y terminó en la mañana del domingo.

De momento, los dirigentes del Tri no se han apretado el cinturón, al contrario. Lejos de confrontar el problema, al violarse el código de conducta de la selección mexicana, los primeros reportes son que manejarán todo de manera interna. Síndrome de armadillo. O de avestruz.

Un hábito frecuente del futbol mexicano ha sido arrojar basura debajo de la alfombra. El problema es que cada día necesitan una alfombra más grande. Demasiado estiércol que esconder.

Cierto: era día libre para los seleccionados. Pero, mientras otros eligieron la prudencia o la discreción, estos ocho decidieron hacer un juego de solteros y casados contra estas 30 ninfas que los medios mencionados etiquetan como "escorts VIP".

Recuerde Usted que tras la caligulesca sesión en Monterrey, con la señorita Yamilé como protagonista de la jornada, Néstor de la Torre no dudó. Como dirigente de selecciones nacionales, impuso sanciones drásticas.

Cierto: de ahí se vino la coalición entre Rafa Márquez, Justino Compeán y Decio de María, más el tinterillo analfabeta que redactó la carta, para echar a Néstor de selecciones nacionales.

¿Habrá nueva carta de Rafa Márquez, la volverá a intentar redactar su tunde máquinas y la volverá a balbucear Héctor Moreno? Debería ocurrir. Costumbres perniciosas.

Aquí hay más en entredicho: ¿Cómo actuarán Guillermo Cantú, Denise Te Klose y Gerardo Torrado? ¿Se atreverán o se volverán cómplices? ¿Alcahuetes? ¿Y Juan Carlos Osorio y Pompi (AKA Pompilio Páez)? Gallinero sin gallos.

¿Cuál será el discurso de Imanol Ibarrondo? ¿Acaso el científico mental que transforma bellotas en poderosos robles les hablará de las flores y las abejas como cadena reproductiva de la humanidad?

Recordemos que ya a Giovani dos Santos lo removieron de la escolta tricolor en el abanderamiento oficial de México por cuestiones de disciplina.

Más allá de que Cantú, Dennis, Torrado, Decio, Yon de Luisa, Osorio y Pompi pretendan lavar la ropa -interior-sucia en casa, la farandulera situación ya dio la vuelta al mundo.

En una sociedad como la mexicana, en la que el machismo domado venera como divinidad a Juan Charrasqueado (borracho, mujeriego, parrandero y jugador), los aficionados, en su mayoría, justifican al futbolista, y por eso bien escribió el alemán Heinrich Heine: "Todo delito que no se convierte en escándalo no existe para la sociedad". El vodevil de la hipocresía.

Tal vez ese sector de la afición tenga razón. Tal vez ellos se persignan bajo la imagen de Simone de Beauvoir: "Lo más escandaloso que tiene el escándalo es que uno se acostumbra". Amén. O, "fuchi qué rico...".

Getty ImagesJonathan y Gio dos Santos fueron parte de la nueva "pachanga".

Y no deja de ser fascinante, que entre el tonelaje que transporta la selección mexicana rumbo al Mundial, según información de Reforma, cargan con imágenes y utensilios para montar retablos de adoración y recogimiento espiritual en honor a Jesucristo, la Virgen de Guadalupe, San Judas Tadeo y el Santo Niño de Atocha. Sólo faltó San Cucufato, y si quiere saber quién es, búsquelo. Sepulcros blanqueados.

Lo cierto es que todos los involucrados profesarán el momento más puro de hipocresía. México no va a castigar a estos ocho don juanes de alquiler, porque no se lo permitirán sus patrocinadores, ni sus amos (las televisoras), ni los promotores de los jugadores, ni el miedo al ridículo en el Mundial.

¿Se imaginan actuando recta, correcta, honesta, enérgica y masculinamente a Cantú, Decio. Dennis, Torrado, Osorio, Pompi y demás? Imposible. Visten una hoja de parra.

Recordemos, la selección mexicana es la ubre que amamanta principalmente con 625 millones de dólares a la FMF en este ciclo mundialista. Un ridículo en el Mundial, obligará a la deserción de muchos de los patrocinadores.

Pero, por ello, por ese terror, ese pavor a ser rectos, es que cada año se repiten estos pasajes totalmente chuecos.

¿Habrá sanciones del Galaxy, Porto, Standard, Benfica, Eintracht y Monterrey o al menos un reclamo a selecciones nacionales de México por su permisividad? Difícilmente.

Bajo este escenario de impunidad e inmunidad, algo queda claro: para el próximo mundial las televisoras podrán hacer un reality show de estas encerronas, para legitimarlas. ¿Quién será el Big Brother?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO