Quo vadis, Decio?

FECHA
02/03
2018
por Rafael Ramos Villagrana
Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Decio de María anunció su renuncia

LOS ÁNGELES -- ¿Y... Quo vadis Decio de María? ¿A dónde vas, Decio? Donde sea, ya no podrás sembrar más intrigas para cosechar peores calamidades contra el futbol mexicano.

Cuando extienda sus faldas el habitual telón de la -enésima- desilusión del Tri en un Mundial, ahora en Rusia, Decio dejará de ser el presidente de la FMF. Su salud lo reclama. Vino y tabaco, erosionan. Hasta Aquiles era tan débil como su talón.

Tomará el lugar Yon de Luisa. En otros tiempos habría habido elecciones. Habrían sobrado postulantes. Habría habido una guerra intestina e intensa por el puesto. Habría sido, en otros tiempos, canibalismo épico.

Yon de Luisa es un hijo in vitro, empresarialmente hablando, que ha ido cincelando lenta y acuciosamente Emilio Azcárraga Jean. Como ningún personaje de la más amada de sus telenovelas.

Yon es el clon directivo que le habría gustado tener a Emilio en lugar de Justino Compeán y de Decio. Hoy, hasta Gianni Infantino sabe quién es el futuro presidente de la FMF y lo agregó a Facebook, Twitter... y hasta en Tinder.

Él, Yon, ya sabe cómo, ya sabe cuándo, ya sabe quién, ya sabe dónde... y lo más importante: él no necesita saber por qué...

Estropicios, la única herencia Decio de María. Cierto, él no es la mano que a veces mece y a veces hace zozobrar la cuna del futbol mexicano. Él pervive o pervivía o pervivió, en esa cuna.

Pero su huella dactilar está al calce de numerosos desastres. Como estará también su firma en la pensión honoraria que le acompaña con el retiro...

1.-Se irá robándole al futbol mexicano sus ilusiones de beca en la Copa Libertadores...

2.-Se irá dejando una peste llamada Copa Mx, que se deteriora más con el confinamiento eterno y extremo de la Liga de Ascenso...

3.- Consuma el aumenta de clubes en Primera División y entierra en vida la Liga de Ascenso...

4.- Como moderno Herodes, lideró el aborto de las fuerzas básicas en México, comenzando con la nefasta Regla 10/8, y acabando con la Regla 20/11, en misteriosa complicidad con promotores de jugadores extranjeros...

5.- Dejó al arbitraje más frágil y expuesto que nunca, al pisotear la autoridad absoluta de la cédula arbitral, cambiando edictos y hasta sanciones. La Comisión Disciplinaria fue su alcahueta.

6.- Los muertos le salieron más vivos. Tv Azteca se burló con la multipropiedad; Fidel Kuri mantuvo infranqueable su feudo, y fue a la misma FMF en Toluca, este viernes, a burlarse en su cara. Kuri lo veía diciendo: "yo me quedo, tú te vas".

7.- Lejos de extirpar el cáncer que dejó ahí Justino Compeán, con su compadre amigo y socio, Guillermo Lara, Decio lo fortaleció dentro de la selección y de la Concacaf.

8.- Intercedió...o lo hicieron interceder, para que la PGR mantenga la persecución sobre Rafa Márquez, para que se mantenga lejos del Tri y del caudillaje de la Asociación de Futbolistas.

9.- Su ligereza al sancionar, deja la estela más violenta en las tribunas de los estadios de México. Nunca se atrevió a tomar decisiones dramáticas para erradicarla. Acaso acarició sólo el hirsuto pelaje de las hienas.

10.- Desarticuló el Laboratorio Antidopaje. Hace cuatro liguillas que no se realizan exámenes a los futbolistas en las fases finales del torneo. Lo curioso: no pregunta nadie, ni técnicos, ni jugadores, ni directivos...

11.- Ya me cansé... y falta tanto. Ayúdeme Usted

Pero, Dios te conserve muchos años, Decio, y que venzas las guerrillas nocturnas del vino y el cigarro, pero lejos, lo más lejos posible del futbol mexicano...

Tu exilio seguramente lo agradece Emilio Azcárraga Jean. Ya no tendrá que salir de su apacible vida, para tomar acciones drásticas y dramáticas para apagar sublevaciones y someter absolutamente a árbitros, jugadores, directivos y hasta patrocinadores del Tri.

Aunque, no sé, tal vez, Yon de Luisa, ha sido minuciosamente educado para superarte. Este tigre salió más pintito que el hijo del Tigre...

Etiquetas:

Fútbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Sábados así. Tan llenos de futbol. Tan llenos de prodigios. Tan llenos de artistas. Sábados así, de sudor y drama. Tan llenos de lo inesperado.

Ya, de por sí, uno se despierta con la Liga Premier en un culto fascinante al futbolista jugando al filo del abismo físico y espiritual, tararearía Juan Luis Guerra, "cruzando el Niágara en bicicleta", para que después, de la chistera infinita e inagotable del futbol nos exploten en el alma, las taquicardias y el drama, el agobio y la liberación, hasta las castizas mellizas, truculentas, del placer y el dolor.

Es así, porque es futbol. Sí, es sólo futbol. Sí, sólo es futbol. Sí, es el futbol.

Apenas el ronco tambor cardiaco se apaciguaba con el frenetismo inglés, y al mediodía, casi, lo inesperado. En esas tierras aventureras donde el júbilo infinito se transforma en esa sensación de amargo tributo al privilegio de la batalla. Porque sí, porque es futbol.

En Los Ángeles, en una rivalidad tan "Made in USA", en un logaritmo fastuoso del marketing, se fabrica un "Clásico" aberrante a la definición misma: Galaxy frente a LA F.C.

Sí, ahí, aquí, en la MLS. Un rincón millonario, extravagante, excéntrico de un futbol empobrecido porque se queda fuera del Mundial. Y ahí, en la Liga del Adiós, chisporrotea lo impensado.

Y comienza con Carlos Vela. Un mexicano con standard europeo, que elige vivir sin tener que pervivir. Y elige la MLS. Y se le siente como un reflejo de lo que más le extasía: el basquetbol. Vela es un Globetrotter futbolero.

El primero es un arcoíris al arcoíris del Galaxy. Ahí, donde dicen que las arañas tejen su nido. Y en el segundo pone a rapear y a perrear a sus entumecidos cinco adversarios, para colgar el balón del techo traslúcido del arco. LA F.C. se apoderaba de la plaza, pero...

Con esa cicatriz de bandolero a lo ancho del rostro. Sí, con esa sonrisa de Guasón, de Joker, su código de barras del cinismo, aguardaba en la banca. Ese hombre pegado a una nariz, como Cyrano, que había aterrizado un día antes con ese aroma europeo de triunfador.

En el marcador todo parecía perdido para el Galaxy. Y Sigi Schmid trata de rescatar la mercadotecnia, porque sus dos muñecos de taquilla, Jonathan y Gio dos Santos estaban averiados.

Y la MLS se transformó en la MLZ, con zeta de Zlatan. Poco reposo, poco futbol recientemente, pero el tipo tiene más sabiduría en ese bulbo exquisito de la astucia, que cicatrices en el cuerpo.

Al final Zlatan Ibrahimovic, con esa sonrisa tatuada en el rostro, como para burlarse del universo, ingresa. Y como él mismo lo decidió, sí, la MLS pasó a ser la MLZ.

No es Messi. No necesita serlo. No es Cristiano... y no necesita serlo. Ni es Neymar. Es, Ibrahimovic, un futbolista engendrado en campos de batalla. Esos que él mismo desata en su ira deportiva.

Donde hay paz, él desata la guerra. Donde hay guerra, Zlatan desata holocaustos. Donde hay holocaustos, él organiza el Juicio Final.

Y el primer gol lo define. Un balón que habría resultado un problema de trigonometría para el resto del universo, él elige el instinto sobre la razón. Casi 40 metros, recorre ese obús. 3-3.

Histeria absoluta en casa del Galaxy. Azoro. Sólo la explosión inconsciente del festejo supera el momento atónito. Paroxismo es una palabra hueca para definir la locura. Así debieron ser las funciones de circo de Nerón.

Y el bautizo de fuego en la MLZ de esta MLS. Minuto 90. El cronómetro del árbitro se desangraba. Un balón al frente. Zlatan adelantado. ¿Habíamos hablado de astucia? Renuncia a ir por el balón. El juez se traga el escenario, se cohíbe, se inhibe. Y deja seguir mientras repasa mentalmente la regla del fuera de lugar. 1+1=0, la aritmética en la cabeza del silbante.

Ibrahimovic había confundido a todos. Especialmente a la defensa del LA F.C. Se refugia en su hábitat favorito. El tigre en la jungla, el león en la selva. Ahí, observa y acecha. El reloj se colapsa, pero La Bestia estaba en el área. Zlatan tuerce el descomunal pescuezo. El 4-3 se columpia en los infartos de la gloria.

Sí es la MLS, perdón, la MLZ, la liga de un futbol sin mundial y sin haber ganado nada importante en la misérrima Concacaf. Pero tuvo a Vela y a Zlatan

¿Quiere más? Sevilla ganaba 2-0. Podía ser 5-0. Barcelona condenado. Cómo le dolía la ausencia de Busquets. Y súbitamente, el que agonizaba en la trinchera argentina elige el Domingo de Resurrección, el sábado en que ocurre la quema de Judas. En dos minutos, Suárez y Messi bailan sevillanas.

Y con estos pasajes, el mundo se pone la mano en el corazón. El médico le explica: no es nada, es sólo futbol. No es nada, sólo es futbol.

¿Quiere más? Hurgue en los anales del Benfica. El balón se escapaba a terreno prohibido. Raúl Jiménez, más audaz y astuto que las peripecias de su propio cuerpo, elige una rabona, para sacar el centro medido, con teodolito, al corazón del área. El gol marca el veredicto, pero la jugada del mexicano se roba las memorias.

Y vuelven los estertores, las sudoraciones. ¿Qué pasa doctor? Nada, es sólo futbol. Nada, sólo es futbol.

¿Y por la noche?, bueno, no pasa nada, no es para tanto. Cruz Azul es Cruz Azul.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Hizo la gran Juan Carlos Osorio. Fue esclavo de sus palabras. El colombiano ninguneó al equipo B de Croacia y... Miguel Herrera había ninguneado a la MLS "no es un parámetro para la Liga MX".

Efecto bumerang: Toronto 3-1 América. El Piojo los trató de piojoso y le empiojaron la altanería. Los ninguneados 3. La arrogancia 1. Y pudieron ser más. Varios más.

En El Nido, las Águilas deben revertir la historia... y la histeria. La Espada de Damocles oscila ansiosa de sangre.

Más amargo será para el americanismo si Chivas hace la faena a los Red Bulls de Nueva York esta noche. Hiere más el éxito ajeno que el penar propio.

Giovinco, Bradley y Altidore se apoderaron del juego. En especial el italiano, que dejó enredados como spaghetti recocido los nervios, ligamentos y coyunturas cervicales de la zaga americanista.

Del penalti que irritó al americanismo y cobró Giovinco, el América tuvo un momento de respiro, cuando Ibargüen se tragó el Messi del videojuego y sembró de cadáveres al área rival con el 1-1.

Fue un espejismo mexicano. Sólido, ordenado, pertrechado, desesperado en su trinchera, pero astuto en despliegues, Toronto terminó por arruinar las intentonas del América, incluso cuando en la desesperación táctica, Miguel Herrera empezó a hacer cambios como coleccionista de Panini. Pero igual, casi le llenan de goles el álbum de Marchesín.

En la apuesta, en un tiroteo mutuo, ambos equipos recrearon una zacapela dramática en la cancha. América azuzaba, pero en verdad Giovinco y Altidore perdonaban en posición y con posesión de gol.

En el ajedrez de la angustia, con sus peones enloquecidos, Henry Martin entró de cambio para vivir una noche trágica: tres entregas en el área, dos de ellas en posición de fusilamiento, perdonó, como antes lo había hecho el resto del pelotón.

Lamentable para el América, porque mientras Toronto mantenía el aplomo defensivo y las venenosas descolgadas como opción, se precipitaba en la entrega del balón, en disparos desafortunados y además, en elecciones equivocadas en la jugada final.

En la banca, la histeria absoluta de Miguel Herrera poco ayudaba, cuando en su frenetismo era evidente el desencanto furioso con todos sus jugadores.

William da Silva, el "Marcelo americanista", fue una avenida y un pésimo alfil del ataque, mientras que Cecilio Domínguez, nuevamente, entre esa indefinición de abulia, de apatía, o de pánico, intentaba con recelo cada regate.

¿Puede América revertir la situación en el Estadio Azteca? Nada es imposible. El clima será más benigno, y el arbitraje cambiará de óptica.

Pero el pie veterano de Toronto, y ese desdoble fulminante de Giovinco, pueden ser el detonante de una peligrosa emboscada.

Por lo pronto, Miguel Herrera deberá encender veladoras para salvar el pellejo en la Concachampions: una de ellas para que no gane Chivas este miércoles, y la otra para que las ánimas en pena que fueron sus jugadores este martes en la noche, regresen a sus cuerpo con menos nerviosismo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Este viernes, en Raza Deportiva de ESPNDeportes, revelábamos una confidencia de Juan Carlos Osorio a su cuerpo técnico sobre los lamentos puntuales de Rodolfo Pizarro, al inventarle una posición incómoda en el amistoso que perdió México ante Croacia.

"¡Ah! Y en un Mundial, ¿cree Rodolfo que va a tener juegos cómodos? Este chico no entiende que tiene todo para explotar, para marcar diferencia... y no lo hace", expresó Osorio, mientras sus allegados le reportaban los comentarios de sus convocados a diferentes medios, en la víspera de que el colombiano viajara a Los Ángeles para observar este sábado el juego entre Galaxy y LAFC.

Esa misteriosa e inexplicable telepatía. Porque Rodolfo Pizarro le dio la razón a Osorio la noche de este viernes en Morelia. Marcó dos soberbios goles, coqueteó con dos más, pero, sobre todo, se convirtió en el pastor de un Rebaño plagado de promesas.

Imago7Rodolfo Pizarro.

El veredicto de 2-1 no refleja el dominio rojiblanco, aunque tampoco la pujanza combativa de Monarcas. Fue un juegazo con todos los ingredientes que suelen acompañar a un partido que, con los alargues, se disputó por 100 minutos.

Con 15 puntos, Chivas aún multiplica por el coeficiente generoso de la esperanza la justeza de sus ansias de clasificar. Su margen de riesgo es extremo: bajo cero. Un empate lo trastabillaría.

Pero, ante Morelia, Guadalajara ganó en todo. Especialmente, cuando soltó en la cancha a la banda de mocosos que cobija Matías Almeyda con los Torres, los Mayorga, los Godínez, los Macías y el respaldo a Sandoval, mientras el Conejo Brizuela sufría, pero contenía a los diferentes adversaros que Roberto Hernández le movía por su carril.

Dinámico, vertiginoso, con relevos y rotaciones que embaucaban al Morelia, Chivas tomó el mando del primer tiempo, sufriendo por precipitaciones e imprecisiones, reflejo natural de un equipo que le reclamaba caudillaje a Pizarro, ése, el marginado ante Croacia.

Ante un equipo superior en la tabla, que se codea con los que alistan el frac para la gala de la Liguilla, Chivas mantuvo la posesión de la brújula y, especialmente, muy especialmente, destacando y rescatando ese sabor exquisito del futbol belicoso, de ataque.

Envuelto en ese acoso humeante de un Guadalajara sin posición fija, sin prisión táctica, el Morelia respondía lo mejor que podía, a pesar de ese sufrimiento evidente para poseer el balón.

Llegaría Rodolfo Pizarro. Con una mano le dijo a Osorio que tenía razón. Con la otro, le tapó la boca al técnico del Tri.

El primer gol es una joya de oficio, traslado y serenidad absoluta, especialmente ante uno de los mejores arqueros de la Liga y que, incluso, a los medios uruguayos sorprende por no ser convocado por Óscar Washington Tabárez.

El segundo refleja las mismas virtudes. Control, serenidad, elección y técnica. Y de nuevo, Pizarro coloca el balón lejos de un Sebastián Sosa que adelantaba pasos para reducir el área de fusilamiento.

Tendría dos más Pizarro, una de ellas al intentar cazar al arquero de Morelia con un balón flotadito que el uruguayo saca por encima.

Pero, más allá de esa pirotecnia ante el arco contrario, Pizarro se desplegó como almirante de una fragata de relevistas, mientras Almeyda reservaba algunos para el juego de Concachampions ante RedBulls de Nueva York.

Chivas sufrió cuando jugó, ya con el 2-0 bendiciéndolo, con Alanís, Salcido y Pereyra en el fondo, éste en relevo supliendo a un insolente Óscar Macías, quien metió pierna y barrió ante los experimentados de un Morelia que sólo había perdido ante Pumas como local en este torneo.

¿Alcanza este escuadrón híbrido de imberbes y veteranos de Chivas para, alternando planteles, cumplir la ilusión de ganar la Concachampions y llegar a la Liguilla? Jugará tres partidos en casa, recibiendo a puro desesperado: Veracruz y León, además de "visitar" al Atlas. Su único viaje es a Tijuana.

Tácticamente, Chivas tiene más orden que todos ellos, pero no ha podido ganar en su estadio en este torneo. Sus tres victorias han sido como incómodo huésped.

Morelia, mientras tanto, pese al revés, aún con victorias de Monterrey, Puebla y Tijuana, no saldrá del convoy de los ocho primeros.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- El silencio es una forma de opresión o de represión. Pero, el silencio por sumisión es un acto de complicidad.

Y el silencio de los inocentes no los hace menos culpables, por el contrario. La autocensura es el peor acto de cobardía porque germina en la tierra fértilmente estercolada por el miedo.

Juan Carlos Osorio DT Tri
Imago7

Pero, finalmente -y tal vez tardíamente-, algunos ya alzaron la voz. Andrés Guardado y Guillermo Ochoa invocaron, porque creen que sí existe, "la inteligencia del Profe Osorio", para que saque "conclusiones importantes" y "reflexiones útiles" tras la oscuridad mentirosa del 3-0 ante Islandia y tras las penumbras genuinas del 0-1 ante Croacia.

Ambos, el capitán del equipo, y el líder del cuadro bajo, le censuraron el acto suicida de jugar con tres en el fondo y un contención, que, por cierto, no contiene ni la risa, que es Diego Reyes.

Coinciden Guardado y Ochoa en que, de esa manera, Osorio fragilizó a México, y claro, más que dolerles la derrota ante Croacia, les duele el consumarlos como el hazmerreír en un juego que debió ser aprovechable y no de autoflagelo. Nadie les avisó que serían los payasos del circo.

A ellos, en tonos distintos, se unen Miguel Layún, y hasta un Rodolfo Pizarro -sacrificado inmisericordemente en el festival aberrante de las improvisaciones y las ocurrencias-, ambos, decía, se manifiestan en contra de los experimentos del Frankenstein colombiano, quien arma a retazos su mamarracho, a poco más de dos meses del Mundial de Rusia.

"Esa es una táctica que nunca ensayamos, así es complicado", dijo Pizarro, quien tal vez puso clavos a su ataúd, tras la tumba que le cavaron las recomendaciones lapidarias y dictatoriales de Pompi, para sus amigos, es decir, Pompilio Páez, quien metió el hígado y corazón de pollo del jugador chiva y se los tragó en una arepa.

Así, más allá de que le sobra el tiempo para enviar ramos de 36 rosas en encendido escarlata a algunas personas, pero acomodarles las espinas a sus jugadores, llegó el momento de que alguien obligue a Juan Carlos Osorio a ejercer el oficio de la autocrítica y trabajar en ello.

Este jueves, en Raza Deportiva de ESPNDeportes, Denis Te Kloese, director general de la Comisión de Selecciones Nacionales de México, aceptó que el recurso de la autocrítica es un bálsamo en tiempos de dudas o "de funcionamientos sólo regulares", como evaluó momentos del Tri.

Se le preguntaba a Te Kloese si, eventualmente, recomendaría una terapia de grupo, una lluvia de ideas, y hasta un ceremonial de catarsis entre los jugadores inquietos, el cuerpo técnico y quienes tienen o mantienen el hilo de autoridad absoluta: el mismo holandés, Guillermo Cantú y hasta Gerardo Torrado. No descartó hacerlo.

Recordemos que, al menos de palabra, Cantú dijo a este reportero que la lista de jugadores mundialistas se depurará de manera consensuada entre directivos y cuerpo técnico, con diálogo, sin caprichos y sin imposiciones.

Y recordemos que Torrado también a este reportero le aseguró que tras sus experiencias como jugador rudo, ríspido, con caudillaje en vestidor, saltaría de su investidura de director deportivo a alzar la voz en el vestuario en beneficio del equipo.

Pues llegó el momento. Los jugadores empezaron a salir de ese capullo represivo de la sumisión y si ya antes cuestionaron esa ruleta rusa de las rotaciones, es el momento de dejar de cuchichearlo ante los medios para hacerlo cara a cara con Osorio, Pompi y compañía.

Lamentablemente, los jugadores dependen exclusivamente de su propia fortaleza como grupo. Y eventualmente del respaldo que encuentren, en una retribución de empatía, con los propios Te Kloese, Cantú y Torrado.

Y quede claro: si estos tres dirigentes del Tri abandonan al futbolista inconforme, estarán traicionando sus obligaciones. Y sus propias raíces como futbolistas.

Por otro lado, entre los directivos, hay un silencio sepulcral. Todos han inclinado la testuz. Se han puesto el yugo. Los dueños de equipos, tigres en sus empresas, hoy son zombis millonarios en el tema de futbol.

Nunca mejor que hoy, el bautizo de Sven-Göran Eriksson: "La Yunta de Dueños". Aran hoy los surcos donde sepultan su dignidad y derecho a réplica.

Recordemos que el último intento de sacudir a Osorio lo hizo el Grupo Pachuca. Presentó sus 14 beligerantes puntos acerca de las deficiencias del técnico colombiano, y Decio de María lo sintetizó todo en un: "Gracias por tu preocupación, ahí déjamelos y luego te aviso qué decidimos...".

Esto que cito es genuino: el documento que entregó Andrés Fassi, en esa reunión, lo depósito Decio en el basurero de la misma sala de asambleas.

Obviamente Osorio, quien ya renunció a la selección de México cuando la exigua vida del tricolor expire en el Mundial de Rusia, sabía y sabe que tiene aún más libres las manos para comprar tres docenas de rosas rojas a unos y espinas a otros.

A menos que Guardado, Ochoa, Layún, Chicharito, Moreno u otros entiendan que esta es su última oportunidad de conseguir algo histórico en un Mundial.

Ghandi les tendría un consejo: "Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Shaun Clark/Getty Images
LOS ÁNGELES -- En el exilio, en el purgatorio virtual, como un ermitaño funcional, marginado del futbol organizado, desde ahí, Joseph Blatter sigue sacudiendo conciencias turbias.

"Los muertos que vos matáis gozan de cabal salud". Blatter puede parafrasear esta cita que se le adjudica equivocadamente a José Zorrilla. Y lo comprueba desde la simpleza brutal de un tweet.

Un trino del expresidente de FIFA provocó un tsunami con epicentro en el ombligo del poder de Sunil Gulatti. Y de paso alebrestó a Gianni Infantino. El gallo manda, pero las gallinas ponen los huevos.

USSoccer y el comité tripartita para la candidatura del Mundial 2026 se estremecieron. Estados Unidos, Canadá y México entendieron que, desde el plácido oscurantismo, en algún búnker paradisiaco, Blatter había lanzado a la carga su arsenal. Sí, FIFA y Sunil, ese mismo es, "el muerto que vos matáis y que goza de cabal salud...".

Blatter no necesitó de 280 caracteres para sembrar pánico. Sólo dijo que Marruecos debería ser la sede del Mundial 2026 y no la tercia americana. África dijo sí; las islas de Concacaf también; y la Conmebol y Asia guardaron ese silencio que otorga.

Sunil Gulati sabía que él es y será visto no sólo como la manzana de la discordia, sino como la serpiente misma que la ofrenda. Y este martes se fue, pero sin irse, del escenario.

Ya no aparece al frente del triunvirato norteamericano. Deja el puesto a Carlos Cordeiro, quien inicialmente iba a ser la granítica plataforma en busca de la reelección de Gulati en la USSoccer, hasta que éste decidió renunciar a la candidatura.

Nadie se engañe. Carlos es un Cordeiro en manos del lobo Gulati. Cuando en noviembre de 2017, Cordeiro se lanzó intempestivamente como candidato a suceder a Sunil, era evidente que debía ocupar la oficina de su mentor para protegerlo. La mariposa escapa, pero deja la larva.

Recordemos: una cosa es entregar el poder, y otra entregar el poder con todo y los esqueletos que pudiera haber en el armario del diminuto, astuto y maquiavélico indio con notables calificaciones en estrategias comerciales y administrativas en diferentes universidades.

Ahora, Cordeiro es cabeza del comité de caza del Mundial 2026. Al lado de Decio de María y del canadiense Steve Reed. Los tres tienen, según el boletín, el mismo poder, la misma voz y el mismo voto. Es decir: nada, cero.

Claro, usted está en lo correcto. Sunil Gulati se ha ido sin irse. Sigue dentro del comité, pero hay que buscar en el fondo del directorio, en la profundidad del organigrama, en la letra diminuta.

Claro, Sunil Gulati cree que ahí no lo podrán encontrar Blatter y sus feligreses. Chiquito él y enorme el organigrama. Eso cree...

Y cree, inocente, iluso, ingenuo, que con su Cordeiro, Decio y Reed como máscaras públicas, sus enemigos futboleros olvidarán su rostro y su animadversión. "El poder más peligroso es el del que manda, pero no gobierna", dijo Torrente Ballester... y Sunil lo sabe.

Entonces Gulati ha designado a su Cancerbero, ese mítico perro de tres cabezas con cola de serpiente que obedecía a Hades, el amo del inframundo, la muerte, vecindarios y anexas. Que hermosa concordancia de circunstancias entre la mitología y la realidad.

Por eso finge desaparecer Gulati. Juega a esconderse sin darse cuenta del tufo a azufre que le escolta. "Todo poder es una conspiración permanente", escribió Honorato de Balzac.

Por si ya lo olvidó, y se pregunta usted por qué el mundo entero y galaxias circunvecinas ven con ceño fruncido y bufan aliento a patíbulo contra Sunil Gulati, le recuerdo lo que fuimos desglosando aquí varias veces: él fue quien entregó la punta de la madeja, la madeja completa, las agujas y el costurero, con el gato incluido, a Loretta Lynch, quien desató una fascinante y puntual cacería contra todos aquellos que sobornaron y fueron sobornados en torno a los torneos de futbol en el mundo.

Obviamente, Sunil Gulati, traicionando a sus iguales, pero ayudando a la justicia, se enteró que súbitamente lo dejaron de seguir en FaceBook, Twitter, Instagram y hasta Tínder, más de una centena de personajes que fueron citados a declarar, algunos negociando su libertad, otros tras las rejas, otros libres bajo fianza o restituyendo los daños, y otros más con arresto domiciliario. Claro, tras las rejas no se dan "likes" ni retweets.

Ya mencionamos en Raza Deportiva de ESPNDeportes que Jack Warner, también con sigilo, y con esa aterradora danza de quienes atacan a traición, ha hecho su labor, absolutamente hermética, entre las islas del Caribe a favor de Marruecos.

Hoy, el Mundial 2026 está más lejos que nunca de América y más cerca de África. El voto de junio en Moscú, será un voto de castigo contra Sunil Gulati y quienes cerraron filas en torno a él.

Y claro el golpe también repercutirá como remezón en los cachetes de Gianni Infantino. El poder deja de serlo cuando no se abusa de él.

Verán, entonces, Sunil e Infantino que "los muertos que vos matáis, gozan de cabal salud...".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- La sangre no llegó al río. De la conciliación, pasaron a la reconciliación. Una forma, pues de abrirle la puerta al Hijo Pródigo, sin que hubiera salido.

Este viernes en la Yunta de Dueños -dixit Sven-Goran Eriksson--, además de abolir el descenso y aumentar a 20 clubes en Primera División, sería anunciada la sentencia para dos directivos del Pachuca.

Jesús Martínez y Andrés Fassi habían sido advertidos que habían violado el Código de Ética "por filtrar documentos e información confidencial", y serían sancionados en esta Asamblea de Dueños en Pachuca.

Jesus Martinez
Imago7El presidente de Club Pachuca, Jesús Martínez, durante el draft 2017.
No sería necesario llevar a cabo una votación. Era ya una decisión consensuada. Simplemente se anunciaría especificando la violación a qué reglamentos "que dañan la integridad de nuestro futbol", explicaría Decio.

Ambos serían suspendidos por un año de toda actividad vinculada al futbol, y se revisaría la posibilidad de desafiliarlos incluso de manera permanente, con una sanción agregada para el club.

Jesús Martínez actuó de inmediato. Enterró el hacha y colgó la espada. Enarboló la bandera blanca y se reunió con Decio de María, aún presidente de la Federación Mexicana de Futbol. Mejor pacifista que apaciguado.

Decio fue puntual: "Jesús yo no tengo ningún problema con dejar todo atrás, de dejar todo en paz", le explicó, de acuerdo a fuentes con conocimiento de la reunión, dejando de lado cualquier opinión del resto de los dueños.

"Pero -aclaró Decio de María--, necesitas hablarlo con Emilio (Azcárraga Jean). Tú sabes". Y agregó según las fuentes: "Es que algunos dueños de equipos se sintieron traicionados y hablaron con él".

Y Jesús Martínez sabe. Ya se dio la reunión. El lunes, en Pachuca, se reencontraron el presidente del Grupo Pachuca y el accionista mayoritario de Televisa, o, como lo identifican algunos propietarios de equipos: el dueño del futbol mexicano.

La reunión mantuvo el tono cordial. Insisto: conciliación y reconciliación. Emilio escuchó los argumentos de Jesús y acordaron en dejar pasar las presuntas violaciones del Grupo Pachuca al Código de Ética.

Por otro lado, no habrá más reportajes especiales sobre Pachuca o sobre León, y se acordó que serían herméticos, todos los dueños de equipos, para evitar que informaciones o documentos fueran distribuidos maliciosa e irresponsablemente.

"No queremos que decisiones privadas se ventilen y puedan ser mal interpretadas. Así no podemos proceder", comentó el hombre poderoso en Televisa de acuerdo a las fuentes consultadas.

Jesús Martínez estuvo de acuerdo y la charla con Emilio Azcárraga Jean tomó otros cauces.

Sólo hubo una petición más de Emilio, como un acto de cortesía y de buena voluntad de parte de su anfitrión.

"Me gustaría, para darle mayor solemnidad a tu importante proyecto, que las siguientes votaciones y protocolos de ese magnífico Salón de la Fama que tienes, se lleven a cabo en Toluca, porque ahí, nuestro edificio, es la casa de todos nosotros, y que mejor que brindarle ese honor", solicitó con palabras más o palabras menos el hombre más poderoso del futbol mexicano.

Nobleza obliga...u, ¿obliga la nobleza? Puntualmente, Jesús accedió. Analizarán las formas para que pronto, el edificio de la FMF albergue algunos ceremoniales del Salón de la Fama de Pachuca.

Y, todos felices. Conciliación, reconciliación y una promesa de trabajar unidos.

La Familia del futbol mexicano, dice Decio. La Famiglia del futbol mexicano...

Etiquetas:

Fútbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Dentro de una concha de babosa o de caracol, sólo puede haber una babosa o un caracol.

La FMF ya mostró la babosa o el caracol oculto dentro de su burdo juego de reducir el descenso. Ya era sospechoso que hubieran tirado el anzuelo de manera tan ordinaria y torpe.

No quieren poner orden en la Liga de Ascenso. Esa dimensión desconocida existe porque todas las construcciones tienen cimientos, obra negra y sótano donde arrojar los tiliches que estorban en Primera División. Depósito de material tóxico.

Lo adelantábamos en Raza Deportiva de ESPNDeportes: la argucia, preñada y parida en el Salón Oval de Televisa, hoy itinerante, por el supuesto alejamiento de Emilio Azcárraga Jean, fue alimentada por Decio de María: 20 equipos en la Primera División para 2020.

Mientras Decio, aspirante tercermundista a un moderno Maquiavelo, que se mueve con la misma agilidad, sigilo y discreción que un rinoceronte en elevador, decidió lanzar al ruedo, al siempre audaz y hábil Enrique Bonilla, un maestro en el arte de disertar a la más pura escuela priista, para no decir que sí, ni que no, sino todo lo contrario.

¿Puede soportar el futbol mexicano 20 equipos en Primera División? Reiteramos que a esta que ni es Federación, ni es Mexicana, ni le importa el futbol, sólo le interesa el enriquecimiento de sus titiriteros.

Les recuerdo, por si ya lo olvidaron los tres o cuatro ociosos que se asoman a este escéptico y complotista balcón: a la FMF y sus televisoras no les importa si ustedes van o no a los estadios. No: Ustedes valen más, apoltronados en el sofá, disparando los ratings, para justificar, en algunos casos, e incrementar, en otros, las audiencias y los precios a los patrocinadores de las televisoras, no de los clubes.

Imago 7

Lo que los aficionados derraman en el estadio no se compara con los convidados de piedra despatarrados en un sofá, consumiendo a los anunciantes. En los estadios dejan centavos, ante el televisor dejan dólares.

Ningún estadio lleno, ninguno, puede tener una taquilla similar a lo que facturan las televisoras por cada juego del torneo en México y en Estados Unidos.

¿Reflexiones acerca de una liga con 20 equipos? Numerosas. Sospechosas.

1.- Hablan de auditar clubes para identificar exactamente de dónde llegan los recursos de los clubes del futbol mexicano.

¿Cuándo investigarán genuinamente a los actuales equipos y sus dirigentes? Ya hace tiempo hicimos una recopilación de los litigios o situaciones turbias de la mayoría de los clubes. Todos tienen esqueletos en el armario.

2.- Se imaginan en ese río revuelto a los voraces promotores. Si hoy, con 18 equipos, podemos encontrar genuinos troncos en la mayoría de los clubes, contratados por negocios turbios entre un dirigente y un representante.

3.- Si hay clubes que tienen problemas para pagar las nóminas o a prestadores de servicios cuando juegan de visitante, o sus fuerzas básicas usan lo que sobra del primer equipo, ¿cómo garantizar la salud financiera de los que vayan llegando?

4.- El calendario sigue teniendo 365 días. Y aumentando equipos, se apeñuscan los calendarios de la Liga y la Copa, y hasta ese torneo macuarro que buscan organizar conjuntamente con la MLS. Y claro, la Concachampions. Además, en el 2020 será año de inicio de eliminatoria mundialista para Catar, y es año de Juegos Olímpicos.

5.- ¿Cuándo empezarán a formarse los jugadores mexicanos para llenar los requisitos de esos dos nuevos planteles si las fuerzas básicas de la mayoría de los clubes están secas?

6.- Con muy honrosas excepciones, los clubes mexicanos sufren con estadios semivacíos. ¿Más partidos garantizarán más calidad y seducirán a más aficionados? Porque los equipos tienen que garantizar una media de asistencia para que sus particulares patrocinadores sientan que la inversión tiene éxito.

7.- ¿Los dos equipos que asciendan tendrán capital, estructura y organización para garantizar equipos en la Liga Femenil?

8.- Si ya el nivel del arbitraje es deplorable, horroroso, sospechoso, ¿de dónde sacarían árbitros competentes para las nuevas exigencias?

9.- Supuestamente para entonces, el 2020, ya debe estar habilitado el VAR en todos los estadios. ¿Los que asciendan podrán disponer de este costosísimo dispositivo si ya hay molestia en los 18 de Primera ante los gastos extra de equipo, tecnología extra y el pago de viáticos a los encargados de operarlo?

10.- La Liga de Ascenso terminaría en la miseria, al borde de la quiebra, cuando debieran ceder a los clubes menos desorganizados y tal vez más atractivos, al favorecerles el ascenso.

Y podemos encontrar muchos inconvenientes más. Pero, recuerde, todas estas calamidades no le importan a la que ni es Federación, ni es Mexicana ni le interesa el Futbol.

Etiquetas:

Fútbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Chivas/America
GettyMatías Almeyda y Miguel Herrera se saludan previo a un partido en el Estadio Akron.

LOS ÁNGELES -- Algunos técnicos se refugian dicharacheramente: "el resultado depende de los jugadores un 80 por ciento y un 20 por ciento del entrenador", dicen mientras se santiguan hipócritamente. "Si pierden, son ellos; si gano, soy yo", piensan en realidad. Algunos.

En los Clásicos, los porcentajes se invierten. Es hora de que los patos les tiren a las escopetas.

Y especialmente en el Clásico Nacional. Ya se sabe: las circunstancias de los equipos se quedan en el cuarto de los trebejos. La lógica y el sentido común viven su concubinato en el destierro, en el exilio.

En ese circo magnífico, en el Clásico Nacional, el peor, en el peor de sus momentos, le puede pegar al mejor en el mejor de sus momentos. ¿O no...? O no...

Y ya no pasan este tipo de confrontaciones, estrictamente, por la nómina, por la calidad de los jugadores o por los títulos y cicatrices acumulados por cada uno de ellos. Llegan desnudos a la arena.

El Clásico Nacional ya no es un juego de nombres, es un desafío entre hombres. Ahí, en el ojo de ese huracán mediático y deportivo, ya no es lo mismo guapura que guapeza.

Porque coludidos todos los imprevistos, el jugador más rudimentario y Neanderthal de la cancha tiene su jornada de revelación y epifanía, y termina abochornando al más exquisito futbolista de los rivales convocados. Los gañanes destrozan maniquíes.

Esta vez, en esta cita del fin de semana, la Legión Extranjera del América se presenta con jugadores de ocho nacionalidades, y en una corte donde los mexicanos son animadores más que protagonistas.

En tanto, Chivas, defendiendo su historia, su tradición, su raigambre escolta lo más rescatable de la cosecha mexicana, habida cuenta que los que son mejores que ellos, pululan en Europa, la mayoría de esos exportados, más guardaditos en la despensa que onerosos en la mesa de los banquetes. Y claro, algunos viven su jornada de retiro en la MLS.

Al final, tendrían ventaja, con evidentes diferencias en potencia física por parte de los americanistas, y con técnica de escuelas más depuradas que la mexicana, de la que egresan con honores algunos "rara avis in terris", diría Juvenal, el escritor satírico, que en este caso podría ser también sátiro.

Mientras la fauna del futbol mexicano desea que pierdan los dos, aunque, cierto, con algún rencor acumulado hacia el Ódiame Más del americanismo, Chivas presenta dificultades en una zona defensiva, cuyos componentes se convierten en socios de los adversarios, aunque, de media cancha hacia el frente, dispone de recursos para preocupar a las Águilas.

En ese escenario, de una eventual igualdad de planteles y de disparidad en la propuesta en la cancha, la palabra queda, absolutamente, en manos de los entrenadores: Miguel Herrera y Matías Almeyda. ¿Quién será el mejor Leónidas?

El Piojo tiene un respaldo generoso: es el mejor chantajista de emociones hacia sus jugadores con una camiseta en la mano. Al Piojo no le importa que a la cancha no salga ningún americanista de cuna. No los hay, son especie en extinción.

Miguel Herrera les recuerda a sus jugadores que por el salario que reciben le han vendido su alma y su pellejo al diablo, a él, como técnico, y al club.

El mismo Piojo vende actas de nacimiento a cada uno de sus jugadores notariadas en el Registro Civil de El Nido de Coapa. Ser americanista ha dejado de ser una herencia para ser un código de barras.

Y hemos visto transformaciones asombrosas: Carlos Darwin, Cecilio Domínguez, Mateus Uribe y Guido Rodríguez. Todos fueron puestos transferibles en diciembre. Hoy, a excepción de Quintero, son, los otros tres, indispensables.

¿Matías Almeyda? De las cenizas del torneo anterior, algunas secuestradas y malversadas por un ex americanista, como José Luis Higuera (Pelagatos 2.0, según Ricardo Peláez), trata de resanar y parchar un émulo de su equipo campeón. Ya sabe que ya no puede contar con el asustadizo Santander.

Más allá de darle un futbol generoso, seductor, paladeable, del cual su equipo ya sólo ofrece retazos y especialmente en casos de angustia en el marcador, El Pelado apeló al discurso para tratar de convertir en héroes a, irónicamente, esos engendros de los que se quejaba públicamente hasta en Argentina: "Tengo que trabajar el triple para que me entiendan los jugadores mexicanos".

El Guadalajara ha tenido momentos de dominio, de futbol activo y atractivo, y ese ritmo veloz, a su máximo vértigo puede complicar al América, pero necesita Almeyda meterse en la cabecita huidiza de los jugadores y hacerles entender de la trascendencia múltiple de una victoria.

Necesita, El Pelado, tomarlos de las orejas y plantarlos ante el espejo resplandeciente de la gloria, si es que queda alguno en el Guadalajara.

La frase de Plutarco retumba en este momento: "Una manada de ciervos liderada por un león, es más peligrosa que una manada de leones liderada por un ciervo".

¿Pesan más las amenazas veladas de Emilio Azcárraga Jean: "quiero al América campeón, como sea"?

¿O pesará más el arrumaco paternalista de Jorge Vergara: "No creo en premios ni en castigos, creo en responsabilidad y compromiso"?

Miguel Herrera y Matías Almeyda. El Piojos versus El Pelado ¿Quién será el león y quién será el ciervo?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Matías Almeyda es una efigie a la impotencia, a la frustración. Ese rostro de compunción, de constipación crónica...

El mismo Pelado se autodiagnóstico hace tiempo de manera chusca. A Chivas lo sigue empapando "el dinosaurio, aquel, de los antiguos (no de los modernos)".

Y cómo desmentirlo. Este domingo, el Guadalajara borró a Pumas. El marcador es un suplicio en la equívoca equidad del 1-1.

Es un enigma para Almeyda. Chivas tenía todo para ganar. Y Chivas hizo todo lo posible para perder. Al final, empatan... con resabio a derrota.

Oswaldo Alanís se pierde en el 1-0. Se redime en el 1-1. Pero, se recondena al errar el penalti en los estertores del juego, cuando Chivas agobiaba a Pumas en la segunda parte (79% de posesión).

Y encima, el Guadalajara carga el lastre viscosamente deshonroso de las dádivas arbitrales. Esta vez, peor aún, con un silbante que aún es indefinible. Imposible saber si es tan malo o es tan promiscuo. César Ramos Palazuelos ejerce pluralmente la estulticia y la perversidad.

Palazuelos juzga penalti en un jaloneo entre Godínez y Arribas. De esos zipizapes que hay más en el área que en un vagón del Metro en horas pico. Ese sí lo marca Alanís de manera impecable: fuerte, raso y colocado.

No serían los únicos engendros de esa simbiosis contaminada de torpeza y dolo de Palazuelos. Él fusiona, sin arrobarse, sus vicios y sus defectos.

Pero Chivas no puede obsesionarse con el arbitraje. Sus jugadores son jueces y parte de sus veredictos. Los fracasos son suyos...

Este domingo el ataque del Rebaño agobió la portería de Pumas. Estuvo en posición de fusilamiento, en jugadas magníficamente creadas, y también en la impunidad asesina del penalti. Pero a Alanís se le había exprimido el resto de testosterona en el primero. Y lo voló.

Pumas tomó el control del juego a los tres minutos. A la reumática, mental y físicamente, defensa de Chivas, la toma --como tantos otros tantas veces--, desorganizada, mal parada y en ese lugar no identificado donde los bobalicones viajan de polizontes. Pumas no perdona, y Nico Castillo hasta parece figura europea. 1-0.

Después Pumas pudo crear otras más. Pero, ya con una banderilla en el lomo, la defensa rojiblanca y su portero, las entorpecieron, hasta con un balazo al poste izquierdo de Cota, quien desvía apenas el balón con el último trébol de cuatro hojas.

El segundo tiempo se resume simple: Chivas acosó, sometió, acometió sobre la portería de Pumas, pero desperdició al menos seis con perfil inequívoco de gol, mientras Pumas, ya con Alustiza fuera, por esos estertores hormonales que se traducen en pánico en David Patiño, se arrejuntaba al fondo.

La televisión recreaba casi de manera cruel, como en filme de suspenso, sus tomas entre el despilfarro en el arco de Pumas y el catálogo inagotable de esa mímica de desesperación, abnegación y resignación por parte de Matías Almeyda. El dinosaurio "ése, de los antiguos", volvió a enfermarse del riñón.

Ciertamente Chivas sigue siendo uno de los equipos que mejor juega al futbol bajo este estilo Kamikaze, además del fervor por el ataque. Necesita un goleador nato y no un aspirante a ninja de bisutería como Alan Pulido.

Pero, el problema más grave es en el embudo de su zaga central, ya sea con el Pereyra de porcelana, el Salcido de la tercera edad, el Marín de generosa cintura, el Basulto en pañales, o el trémulo Alanís, con cualquiera de ellos, o todos junto, la defensa rojiblanca es más fácil de asaltar que una casilla electoral en México.

El Bruce Willis Pulido abandonó, literalmente, la refriega ante Pumas, tal vez porque ahora sí, en el Clásico espera desquitar esos 16 millones de dólares que le costó al Guadalajara poder contratarlo.

Ya es tiempo de que las heroicidades ficticias y ñoñas, del atacante de hitleriano copete, en secuestros o al volante, las consume como realidades donde a la afición le interesa: en la cancha, sin aspavientos y sin tantos videos en ropa interior...

Porque sí, se viene el Clásico ante el América, con esa investidura mediática de ser el todopoderoso.

Pero, curiosamente, a veces, para Chivas, ese tipo de emboscadas, son las que suelen resucitarlo. Veremos...

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO