La escritura original de la granja familiar en el centro de Vermont especifica que la propiedad contiene 108 acres. Es un lugar dividido por un camino de tierra de un carril que corre de norte a sur. En el lado este de la carretera, hay un campo de heno en su mayoría libre de rocas, de 10 acres y un bosque de aproximadamente el mismo tamaño, exuberante con ceniza y arce. En el lado oeste, hay otro campo de 10 acres en el que usualmente plantamos maíz, el pantano donde el tractor de John Deere estaba una vez atascado casi a la parte superior de las ruedas traseras y un pastizal en la ladera sobre el cual nuestra manada de vacas Jersey pastaban.

Es un lugar hermoso y tranquilo, tan verde como cualquier campo de béisbol. Nunca utilizaría fácilmente el lugar para apostar, solo cuando tuviera la más alta confianza en el resultado.

Con eso en mente, esto es lo que "apostaría de la granja familiar" en el béisbol (tractores no están incluidos):

Apostaría la granja familiar a que: Noah Syndergaard de los Mets terminará No. 1, No. 2 o No. 3 en la votación para el Premio Cy Young de la Liga Nacional si está lo suficientemente sano como para hacer al menos 30 aperturas. Él ha demostrado nuevamente esta primavera que tiene las mejores armas puras de cualquier lanzador en el béisbol.

Apostaría la granja familiar a que: El péndulo de los bateadores comenzará a balancearse hacia el otro lado, con más y más foco en el contacto duro en lugar del ángulo de salida hacia arriba.

El esfuerzo para levantar y despachar consistentemente la pelota ha funcionado para muchos bateadores, desde Josh Donaldson hasta Justin Turner, y gracias a un ejército de hackers agresivos, la producción de jonrones se ha disparado. Pero los lanzadores y equipos comenzaron a realizar ajustes importantes contra esa estrategia la temporada pasada, atacando la parte alta de la mitad superior de la zona de strike --la kriptonita de la generación del ángulo de salida--, y el hecho es que con tantos jugadores bateando jonrones, esa habilidad en particular no paga como solía hacerlo. Chris Carter, el líder de jonrones de la Liga Nacional en 2016, fue liberado y tuvo problemas para permanecer en las grandes ligas la temporada pasada. Logan Morrison y Mike Moustakas estuvieron entre los líderes de las Grandes Ligas en jonrones la temporada pasada, con 38 cada uno, y ambos esperaron y esperaron en la agencia libre antes de firmar contratos modestos por un año.

Mientras tanto, bateadores como Joey Votto, Anthony Rizzo y George Springer han trabajado para reducir los ponches, y en un deporte en el que la emulación es un procedimiento operativo estándar, otros podrían seguirles. Mike Trout, quien lideró a la Liga Americana en ponches hace cuatro años con 182, tuvo menos de 100 la temporada pasada y no se ponchó en sus primeras 44 apariciones en el plato esta primavera.

El año pasado 117 jugadores despacharon 20 o más jonrones. Solo cinco jugadores tuvieron promedios de boletos y ponches de al menos 1 por 1, con Votto liderando el camino en 1.61.

En un negocio en el que la oferta y la demanda significan todo, esta sería una forma de hacerlo, y algunas personas que saben batear han planteado preguntas sobre la sabiduría de tratar de levantar la pelota. Eso incluye a David Ortiz, quien dijo en nuestro podcast que no todo el mundo está destinado a ser un bateador de jonrones, lo cual tiene sentido, porque no todos son buenos defensores, no son lanzadores duros o corredores veloces.

Apostaría la granja familiar a que: El interés de los Dodgers en los súper agentes libres del próximo otoño tomará una forma muy diferente a la anticipada.

Hubo una amplia suposición en las redes sociales de que, debido a que los Dodgers redujeron drásticamente su nómina y se metieron por debajo del umbral del impuesto al lujo, se están preparando para librar una guerra financiera por jugadores como Bryce Harper y Manny Machado. Pero lo que Andrew Friedman ha demostrado desde que se hizo cargo de los Dodgers es que sigue siendo cauteloso a la hora de arriesgarse, dejando pasar la oportunidad de agregar a su oferta a Zack Greinke después de que Greinke recibió una cifra de más de $ 200 millones de los Diamondbacks o un gran impulso comercial por Giancarlo Stanton. Machado y Harper llegarán al mercado a edades tempranas, mitigando el riesgo de un acuerdo a largo plazo, pero si se enfocan en acuerdos de 10-12 años de duración, eso podría afectar el nivel de interés de los Dodgers. Se ha hablado entre los ejecutivos de que podría tener más sentido para un equipo, e incluso un jugador, presionar para obtener un salario anual más alto en un acuerdo a más corto plazo. Ese es el tipo de filosofía que podría ser una mejor opción para los Dodgers, que no han otorgado un contrato de más de cuatro años desde el mandato de Friedman en las operaciones de béisbol.

Además, los Dodgers tienen una responsabilidad enorme en el horizonte, con Clayton Kershaw siendo elegible contractualmente para optar por salirse de su trato en el otoño.

B51/Mark Brown/Getty ImagesLos evaluadores creen que el impacto del jugador venezolano Ronald Acuña será inmediato en la Gran Carpa.
Apostaría la granja familiar a que: El entrenador de bateo de los Mellizos, James Rowson, será entrevistado para puestos directivos en los próximos 4-5 años. El hombre de 41 años tiene una personalidad agradable y destacable del molde Alex Cora/Aaron Boone.

Apostaría la granja familiar a que: El límite de visitas al montículo tendrá mucho menos impacto de lo previsto, y que los jugadores se adaptarán fácilmente. Pero habrá situaciones en las que los receptores o los lanzadores se apresuren a tomar una decisión y se quejarán sobre la regla de visitar el montículo y el presunto robo de señas.

Apostaría la granja familiar a que: Aaron Judge mejorará. El otro día, le preguntaron a Boone de qué jugador había aprendido más y del cual no sabía mucho antes, y él respondió sin vacilar: Judge. Lo que Boone ha aprendido, dijo, es que debajo de la personalidad educada y respetuosa de Judge, el toletero es implacablemente competitivo. "Él quiere arrancarte el corazón", dijo Boone. El conocimiento de Judge sobre la zona de strike es tan bueno que incluso en un mal año, podría poner un porcentaje de embasamiento de .360 a .375.

Apostaría la granja familiar a que: Si los Cerveceros están en seria contención a mitad de temporada, serán agresivos para manejar lo que necesitan (y podrían necesitar menos de lo esperado, dada la ola de lanzadores jóvenes cerca de la cima de su sistema de granja). Ese es el camino del propietario Mark Attanasio.

Apostaría la granja familiar a que: Al final del contrato de cuatro años y $ 57 millones de Alex Cobb con los Orioles, se convertirá en una buena inversión para el club. Más de un tercio del contrato, $ 20 millones, se difiere sin intereses, por lo que el valor real actual del pacto se calcula en $ 47 millones en cuatro años. Los Orioles pierden mucho dinero el próximo otoño, con la partida segura de Machado y Zach Britton y la posible salida de Adam Jones, y arrinconar a Cobb a una tasa de alrededor de $ 12 millones anuales está dentro del alcance por un pitcher probado en el Este de la Liga Americana. Hay un montón de preguntas sobre los Orioles más allá de la temporada 2018, pero al menos tendrán a Cobb junto con Dylan Bundy y Kevin Gausman en la rotación.

Apostaría la granja familiar a que: Ronald Acuña será una superestrella, y más temprano que tarde. El jardinero de los Bravos tendrá que esperar el tiempo de servicio purgatorio al comienzo de la temporada, pero una vez que llegue, su impacto será inmediato. "No puedes dejar de mirarlo cuando juega", dijo un evaluador esta primavera.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Aaron Judge and Manny Machado
AP Photo/Seth WenigEllos son dos de los mejores en el béisbol, pero Aaron Judge y Manny Machado podrían ser mejores que lo que piensan los expertos del béisbol de fantasía. He aquí los jugadores que fueron colocados muy bajo o muy alto este año.
Mike Karabell es el Mike Trout del béisbol de fantasía, y yo soy como el Buddy Biancalana. ÉL entiende más con respecto a las tendencias cambiantes del valor relativo de un pelotero en las ligas de fantasía que yo, sabe más sobre las tendencias en los drafts y, hombre, probablemente conoce más sobre la vida en general, especialmente ahora que ha experimentado el ganar un campeonato con sus Philadelphia Eagles, que arrollaron en el camino a mis Minnesota Vikings.

Para parafrasear a Happy Gilmore, el personaje de Adam Sandler en la película "Un juego de locura": Él es inteligente, yo usualmente estoy equivocado, él tiene razón; él es el mejor y yo, el peor.

Luego de lo anterior... Uno de mis ejercicios favoritos de todos los años es revisar los rankings de fantasía armados por Mike de los 300 mejores peloteros para tratar de conseguir lo que sería denominado por los gerentes "Engendros del Moneyball" como "ineficiencias del mercado". O sea, aquellos jugadores que quedaron clasificados demasiado alto o bajo.

Aquí les presentamos nueve de ellos:

Manny Machado, Orioles de Baltimore Orioles: No. 9 - Demasiado bajo

Uno de los colegas de Machado mencionó esta primavera que consideraba que Machado bien podría ser el único pelotero con mayor talento puro para jugar al béisbol que Trout, porque él posee muchísimas destrezas de alto nivel. Su mayor dificultad, de acuerdo con la creencia de evaluadores de talento y algunos peloteros, es mantener la concentración necesaria para fajarse en cada aparición al plato en cada encuentro. El año pasado, Machado sumó porcentaje de embasamiento de .268 y OPS de .666 en sus partidos en la carretera y esos números simplemente no tienen sentido para un jugador que puede llegar a alcanzar semejante nivel de grandeza.

Sin embargo, los Orioles lo pasaron al campocorto esta temporada, parcialmente con la idea de ayudarle a mantenerse más concentrado con las responsabilidades que se le exigen a un torpedero y, con su agencia libre prevista para el final de la presente campaña, Machado parece ser un pelotero completamente diferente esta primavera: concentrado, completamente en sintonía con cada lanzamiento. Este 2018 podríamos ver la mejor actuación de la carrera de Manny Machado; especialmente considerando que, sin importar el lugar a dónde podría parar el próximo invierno, es casi seguro que no será en un estadio tan amistoso para los bateadores como es Camden Yards.

Aaron Judge, Yankees de Nueva York: No. 20 - Demasiado bajo

Claro, es posible y quizás hasta una certeza que sufrirá cierta regresión tras una tremenda campaña de novato y su mala racha de la segunda mitad de temporada lo expuso como un jugador joven quien aún se encuentra en proceso de aprendizaje.

Pero eso es lo interesante de Judge: Él seguramente aprenderá. Es un chico inteligente, diligente y cuenta con gran ética de trabajo. Su mejor destreza al plato podría ser la capacidad que tiene de evaluar la zona de strike: con toda seguridad, negociará boletos. Eso siempre le dará la oportunidad de sobresalir y superar las dificultades. En el peor de los casos, sumará OBP en el rango de .360 y, mientras aplique los conocimientos aprendidos, es posible que aún no hayamos visto lo mejor por parte de Judge.

Zack Greinke, Diamondbacks de Arizona: No. 41 - Demasiado alto

Derek Jeter llegó a decir en una ocasión, con pocas palabras que, cuando un pelotero sufre dificultades antes de cumplir 30 años, se le atribuye a un slump. Luego de cumplir la treintena, todos comienzan a preguntarse si ya el pelotero es demasiado mayor. Esa es la situación en la cual nos encontramos con Greinke, de 34 años, quien ha tenido una carrera excepcional con más de 2.600 episodios lanzados entre temporadas regulares y postemporadas. Su velocidad ha decaído nuevamente esta primavera y, sí, es muy probable que, al igual que el año pasado, recobre la fortaleza en su brazo y pueda recuperarse. Sin embargo, Greinke se mostró totalmente desgastado al final de la campaña anterior y las primeras lecturas de las pistolas de radar en la primavera son muy poco alentadoras.

Eventualmente, cada pelotero sufre de regresión y, con otros lanzadores de la talla de Jacob deGrom, Luis Severino, Noah Syndergaard, Robbie Ray y Carlos Martinez ubicados por debajo de Greinke en el ranking, no lo tomaría y me inclinaría por otro pitcher. Eventualmente, Derek Jeter (y con él, todos nosotros) envejecemos.

Gary Sánchez, Yankees de Nueva York: No. 59 - Demasiado bajo

Sánchez se apresta a un nuevo comienzo a las ordenes de un nuevo manager tras haber sido objeto de las críticas de Joe Girardi el año pasado y, justificados los comentarios o no, parece que Sánchez ha pasado la página y mejorado como pelotero.

Ha tenido una excelente primavera y es percibido por sus compañeros como el que quizás sea el bateador más talentoso de los Yankees, quien se beneficiará con la nueva profundidad en la alineación que ahora le rodea.

Aaron Nola, Filis de Filadelfia: No. 80 - Demasiado bajo

Pienso que el Sr. Karabell, quien es aficionado de los Filis, se mostrará complacido al ver la forma cómo Nola está ascendiendo entre la nueva generación de pitchers abridores. Parece haber refinado su repertorio de cuatro lanzamientos.

Ian Desmond, Rockies de Colorado: No. 83 - Demasiado alto

Quizás la regla número 1 en el béisbol de fantasía es que, si se tiene la oportunidad, hay que tomar un bateador de los Rockies. Sin embargo, Desmond no tuvo una buena campaña en 2017, siendo la primera temporada dentro de un contrato por cinco temporadas y $70 millones y, si vuelve a confrontar dificultades, no creo que Colorado lo ponga en la alineación solo por ser el beneficiario de un oneroso pacto. Necesitará batear mejor a fin de permanecer en el orden ofensivo.

Alex Wood, Dodgers de Los Ángeles: No. 89 - Demasiado alto

Se ha convertido en un excelente lanzador. No obstante, al igual que todos los miembros del staff de los Dodgers, se ve limitado a tener pocas oportunidades debido a lo que parece ser la filosofía de la organización que restringe la cantidad de innings y aperturas: Los Dodgers sólo contaron con un lanzador (Clayton Kershaw) que sumó la cantidad de innings suficientes para disputar el título de efectividad y, tal como fue el caso de Rich Hill en la Serie Mundial, los lanzadores con apellidos distintos a Kershaw usualmente son sacados del morrito luego de haber visto en par de ocasiones a una alineación. Los Dodgers han tenido, de lejos, la menor cantidad de aperturas de cualquier equipo en las Mayores tras cuatro días de descanso, siendo Kershaw el propietario de la mayor cantidad.

Wood es un pítcher sobresaliente. Sin embargo, no tendrá tantas oportunidades como el resto de los lanzadores ubicados por debajo de él en el Top 300.

Aaron Sánchez, Azulejos de Toronto: No. 128 - Demasiado bajo

Los rankings de Eric se generan antes de poder evaluar a los peloteros en pleno Spring Training. Y esto es lo que hemos visto de Sánchez: está de vuelta. No tiene problemas de ampollas en su mano y ha hecho ajustes en su agarre. Los evaluadores rivales se deshacen en elogios hacia él. Hace dos años, ganó el título de efectividad en la Liga Americana y bien podría resurgir como uno de los abridores más dominantes de todo el béisbol.

Ronald Acuna, Bravos de Atlanta: No. 151 - Demasiado bajo

Un monstruo de pelotero. Una bestia. Si bien Acuña comenzará la temporada en Ligas Menores, será ascendido muy tempranamente. Si lo toman en el draft, siempre podrán decir que lo vieron y percibieron su grandeza antes que el resto de sus colegas de liga de fantasía.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Las reglas han cambiado para proteger a los receptores y a los corredores de los choques en el plato, y para evitar lesiones a los jugadores del medio del cuadro en deslizamientos en la segunda base. Dentro de ese contexto, el primera base de los Dodgers Adrián González se paró fuera de una jaula de bateo recientemente y discutió el acto de un lanzador intentando golpear intencionalmente a un bateador.

Si las Grandes Ligas han cambiado pedazos del juego en aras de la seguridad de los jugadores, se preguntó de forma retórica González, ¿qué ha pasado con tomar pasos para detener a los lanzadores para que dejen de usar pelotas como armas cuando se les venga en gana?

Después de todo, el bateador está completamente indefenso ante el acto de un lanzamiento a propósito. No hay nada que represente ser duro o tener agallas en el acto de lanzarle una pelota a propósito a un bateador, dijo González. "Lanzarle una pelota a un bateador a propósito es lo contrario de ser duro", dijo González acentuando su punto.

No podría tener más razón, y eso es lo que parece que hizo el lanzador de los Reales Yordano Ventura contra el torpedero de los Orioles Manny Machado el martes en la noche, al golpearlo con una recta de 99 mph luego que se desarrollaran tensiones entre ambos en las primeras entradas del juego. En la segunda entrada, Ventura le hizo dos pitcheos pegados a Machado, y ambos intercambiaron palabras, y entonces Ventura golpeó a Machado en la quinta entrada.

Cuando Machado salió corriendo hacia el montículo, Ventura se quitó la gorra y el guante y preparó su cuerpo, con las manos arriba. Que Machado sea ser suspendido por salir corriendo hacia el montículo en esta instancia - luego que un lanzador aparentemente le golpeara - sería como suspender a Ventura por prepararse para defenderse ante el ataque de Machado.

¿Qué es, exactamente, lo que todos esperan que Machado o cualquier otro bateador hagan en respuesta a un ataque con una pelota? ¿Esperarían que un receptor se quede quieto esperando un choque como si fuera un muñeco de pruebas? ¿Sería una respuesta humana natural para un jugador del medio del cuadro el esperar que un corredor se barre y choque con sus piernas?

Los managers veteranos hablarán sobre la importancia de los lanzamientos de venganza para mantener el equilibrio de la competencia. Si un lanzador en el otro equipo golpea de forma accidental a los bateadores de forma repetida, entonces debe haber una respuesta, para asegurar que los errores no sigan ocurriendo.

Pero lo que Ventura pareció haber hecho el martes es algo muy diferente. Él parecía molesto por los intercambios de palabras anteriores, y utilizó la pelota para vengarse por las palabras de Machado y su lenguaje corporal. Otros lanzadores harían este tipo de cosas luego de permitir un cuadrangular. Algunas veces los lanzadores golpean a los batadores porque están enojados; un ejemplo clásico de esto fue cuando Armando Benitez le lanzó a Tino Martinez para desatar una bronca en 1988 entre los Orioles y los Yankees.

Este tipo de cosas debe detenerse, porque realmente no es nada diferente a cuando un jugador de hockey hace swing con su palo al cuerpo de un oponente, o cuando un back defensivo lleva su casco hasta el cuello de un receptor abierto luego de sonar el silbato. De hecho, un lanzador que va tras un bateador con una pelota podría incluso ser peor que un golpe con un palo o con un casco, debido a la premeditación envuelta en esto. Tiene que haber un cambio en el pensamiento sobre esto en el béisbol, un cambio en lo que es aceptable.

Gonzalez tiene razón al apuntar la discrepancia entre la dirección general del deporte, hacia proteger a los jugadroes, y la aceptación de los pelotazos. Matt Bush le tiró a darle a José Bautista y no fue suspendido, incluso a pesar de que las Grandes Ligas decretó su acto como uno intencional. Phil Hughes de los Mellizos parece haberle tirado a dar a Josh Donaldson a propósito en par de ocasiones en un juego reciente, y no fue ni expulsado ni suspendido.

Basado en la historia de estos casos, Machado enfrenta una suspensión bastante larga, por correr hacia el montículo y por lanzar golpes; su castigo podría ser más largo que el de Ventura. Algo que es absurdo, considerando lo que ocurrió.

Se tiene que considerar de forma diferente el acto de cuando un lanzador ataca a un bateador con una pelota.

Machado y el equipo decidieron no tomarlo, dijo Buck Showalter. De la historia de Eduardo Encina:

"No me arrepiento de nada" dijo Machado. "Es parte del juego. Las reacciones vuelan. Cuando alguien te está lanzando a 99 [mph], te va a doler. Puedes arruinar la carrera de alguien. Uno no piensa en esas situaciones. Uno simplemente reacciona. Eso pasa. Lo que sea que haya pasado, pasó. Uno tiene que seguir adelante".

Showalter predijo el incidente. Él sabía del resumé problemático de Ventura, y de hecho, se lo advirtió a Machado entre sus turnos.

"No estoy nada contento por esto", dijo Showalter. "Yo pensé que él estaba tratando de golpearlo desde el turno anterior. Pienso que quería un lanzamiento quebrado y le dijo que no a la recta. No, no me gusta cuando alguno de mis muchachos está en riesgo de lastimarse, especialmente de parte de un tipo que tira tan duro y que estaba teniendo problemas con su comando esta noche.

"Pero, [esta] no es la primera vez. Obviamente, debe haber algo bien porque sigue haciéndolo. Debe ser algo tolerado. No lo sé".

Al serle preguntado sobre si se sentía decepcionado por la reacción de Machado, Showalter respondió de forma enfática que "No". Entonces se le preguntó si le preocupaba que la tensión se trasladara al partido final de la srie el miércoles, y dio una respuesta aún más definitiva.

"Que vengan", dijo Showalter. "Lo que sea. Que vengan. Lo vamos a poder manejar. Uno no deja que las acciones de una persona hablen por muchas personas, pero con él es algo que lleva tiempo ocurriendo".

El manager de los Reales Ned Yost no defendió mucho las acciones de su lanzador.

Los Orioles van a poner una dura pelea, con o sin Machado, según escribe Eddie Matz.

El jardinero de los Orioles Adam Jones defendió las acciones de Machado luego de ser golpeado por una pelota lanzada por Ventura, diciendo que él le pagaría las multas. Entonces Jones habló sobre las acciones de Ventura al decir que, "el talento está haí, peo entre sus orejas hay algo raro".

Machado habló con los reporteros sobre haber corrido hacia el montículo tras ser golpeado por el lanzamiento de Ventura, diciendo que no se arrepiente de sus acciones.

Ventura y Machado tienen historial previo.

Ventura desató una pelea, según escribe Rustin Dodd. La hija de Showalter le envió un mensaje de texto sobre la provocación en el incidente, según escribe Roch Kubatko.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.