LOS ÁNGELES -- Otro clavo ardiente de vergüenza al ataúd herrumbroso de la humillación del Centenario de las Águilas del América.

Y el artesano de la tragedia y la burla, es, para mayor consternación, rabia y penuria, el ancestral enemigo convertido en némesis de Coapa: Chivas, que en serie de fusilamientos desde el manchón consumó la obra que merecía en los 90 minutos. Goltz y Mares erraron en sus cobros.

Guadalajara es finalista de la Copa Mx y visitará al Querétaro para conquistar el trofeo, pero, lo sabe, el trofeo más valioso, lo levantó con el plumaje ensangrentado y marchito de las Águilas, la noche de este miércoles en el Estadio Azteca.

El #INDECENTEnario del Nido. Así prevalecerá como un año fatídico. Y la aflicción epidémica de su afición. Porque de su nobleza se han burlado todos: el formidable e inclemente enemigo rojiblanco, pero lo hicieron por igual sus directivos, sus técnicos y sus jugadores.

El americanismo, en este #INDECENTEnario, ha tenido a sus mejores enemigos en su propia casa. Ha sido víctima de una extorsión lasciva, ladina, perversa, promiscua, de todos y cada uno de los responsables de redituarles, por su lealtad, un festejo digno.

Hoy, responsables son todos: desde Azcárrga Jean, pasando por Ricardo Peláez, sin excluir al difunto Nacho Ambriz, la locuacidad farsante de Ricardo La Volpe, hasta la sangre pútrida de jugadores timoratos y apocados.

Himno plagiado, festejo sin fiesta, contrataciones de petardos, fracaso en la Copa Mx, despido de técnico, y un entrenador de relevo, como La Volpe, que ha elegido el estilo ratonero, de roedor en fuga, cuando en su presentación garantizó espectáculo, agresividad, belleza y orgullo.

Embustes, sólo embustes. Al americanismo lo han embaucado los más innobles de la nobleza del América. Desde el salón Oval de Televisa, hasta las letrinas de Coapa.

¿Chivas? Fue mejor después de ir abajo 1-0. Y mereció la victoria escribiéndola con la justicia de la cancha. Pero, 'Gullit' Peña desperdició dos salvoconductos de gol, entregados en bandeja de plata por la sabiduría arrabalera de la 'Chofis' López.

Cierto: el gol de Alan Pulido carga con la agravante de un fuera de lugar en la carambola de la jugada, pero del silbante Santander puede esperarse cualquier dislate, pero nunca que haga las cosas bien.

América se rindió pronto. O se cansó pronto. O se desmotivó pronto. O se le escapó de las manos a su entrenador. Y cayó en desdén, en desconcierto, en displicencia no sólo al frente, sino en el trabajo de marcación en media cancha.

Con el 1-0 de ventaja, Sambueza, William y Arroyo, redujeron la marca, los recorridos, la intensidad, y permitieron que Chivas rebasara a Guerrero y asaltara el área con posibilidades, entre ellas, las dos desperdiciadas por 'Gullit' y una más por Cisneros, más un disparo del 'Gallito' que rebotó en el larguero.

El polémico 1-1 de Pulido implicó un aliciente para Chivas que mantuvo el control, y lo ajustó con mayor dominio y más riesgo con el ingreso del 'Conejo' Brizuela. América jugaba partido el partido de su Centenario, como armadillo en el fondo y con ilusiones de contragolpe.

El 1-1 trajo el citatorio en el manchón. Goltz y Mares fallan sus disparos. La humillación es consumada. ¿Qué puede hacer más penoso y deplorable el aniversario 100 que las 100 vergüenzas acumuladas en el año?

Claro, con el golpe anímico de este sobajamiento ante el Guadalajara quedaría en riesgo hasta el pase a la Liguilla, y las condiciones insalubres moral y anímicamente en las que el equipo viajaría al Mundial de Clubes. Sí, podría ser peor, pero ya nomás un poquititito peor.

Y Chivas se bebe el derecho a la Final. Encara a un Querétaro que está más interesado en sobrevivir en la Liga que en levantar copas.

Y América queda condenado a naufragar en la inmundicia de este año que debía ser preñado de gloria y que termina siendo el año del #INDECENTEnario.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Y hablando de Clásicos: "El morbo es una moneda universal. Compra Papas y compra mendigos", Lord Varys en Game of Thrones.

Y la exquisitez bélica del morbo compra la atención del aficionado al futbol. Este miércoles, en el mercado de valores, cotiza más, en el Estadio Azteca, la mezquindad del fracaso de uno que la exaltación del éxito del otro.

Inevitablemente, el placer mundano del vencedor tendrá su corona de laureles y un cáliz con sangre ajena. Pero, ¿cuán poderoso será ese sabor si el brebaje no incluye el aperitivo ruin de la desgracia del vencido vecino?

Y este miércoles por la noche, al confrontarse América y Chivas, como en la antigua Tenochtitlán, la piedra de sacrificios rezumará su propia sangre que sumará a la sangre del vencido.

El Estadio Azteca se convierte en el templo pagano para los refinados gourmets de la tragedia. Los advenedizos sin vela en el entierro gozarán igual de los desechos humeantes y calientes del vencido.

El morbo ha comprado, finalmente, la atención en dos países, México y Estados Unidos, hacia un torneo parido por la intrascendencia y la demencia y que, inusitadamente, romperá ratings de manera brutal.

La Copa MX habita a la mano izquierda, en los suburbios de la indiferencia. Excepto este miércoles por la noche.

Y claro, el morbo sabe que habrá un manantial dramáticamente borboteante de desgracias, si la víctima final es el América. El odio vomitará de felicidad. Que regurgite la tragedia.

Bajo su propio himno del desprecio, el Ódiame Más, las calamidades del América cotizan frenéticamente en la nación futbolera mexicana, con un índice de impopularidad de la mitad más uno. El desprecio tiene más apóstoles si el balón es juez.

1. Una derrota ante Chivas, tras el 0-3 de la Liga, en esta Semifinal de la Copa Mx sería la madre de todas las catástrofes para el americanismo. Ya Nacho Ambriz puso a sus feligreses a vivir en el monasterio de las vergüenzas para que ahora se agregue otra penuria más.

2. Una victoria del América, sería, acaso, una pálida recompensa de un Centenario mórbidamente achacoso para una afición que anhelaba un largo año de dictadura y orgiásticas burlas sobre Chivas y los otros 16. Esperan pues, al menos, un consuelo.

3. Una derrota ante Chivas sería el ultimátum para los catrines castrados que se visten de futbolistas en Coapa. Su cerebro, su espíritu y sus gónadas viven en el palacio caligulesco de la burguesía. Por eso los humilló el Rebaño 3-0. Otra vejación similar y el destierro absoluto les espera.

4. Una victoria del América sería esa maná mesiánico capaz de curar todos sus males. Pasaría de ese vacilantemente inestable paso con Ricardo La Volpe a redimirse y hasta soñar con la aún lejana tentación del campeonato en la Liga.

5. Y claro, Ricardo La Volpe, dos veces abyectamente degradado. Hace 20 años, con un 5-0, Chivas lo echó del Nido. Y hace un par de años, Jorge Vergara lo echó de Chivas, por, presuntamente, ejecutar un extravagante striptease de odalisca, con el baile grotesco de una toalla vulgar ante la azorada podóloga del Rebaño. Sí, La Volpe mastica esa sangre lasciva del dos veces deshonrado.

Agregue si quiere otros detalles. Un club mexicanista por decreto ante un América extranjerizante por tradición.

O el efecto demoledor de un veredicto adverso para los sueños de Liguilla de ambos.

O la banca multimillonaria de Chivas ante la banca empobrecida del América.

Y en el caso estrictamente de México, hasta las versátiles y distintas corrientes de transmisión de cuatro televisoras en pugna para ser los mejores heraldos de esta gesta rocambolesca.

Sí, el morbo. Gracias. Exquisita y deliciosa debilidad -y no pecaminosa- tan antigua como el ser humano.

O no, acaso, cuenta el Antiguo Testamento que fue la serpiente la que hizo más deliciosamente morbosa la belleza de la manzana. Apoltrónense, bienvenidos al Edén de este Clásico, que hoy salen a escena, de nuevo, Eva y Adán.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- 1-1. Chivas se estaba graduando para el Clásico de este miércoles. Azotaba feroz y furiosamente la choza trémula del 'Conejo' Pérez. Tsunami en el estadio. Y con la angustia del Pachuca unía plegarias el América... hasta el minuto 88.

En ese instante, la tormenta cambió de rumbo. Jonathan Urretaviscaya, casi un náufrago de su indolencia en 87 minutos, elige diez segundos y se convierte en una tosca réplica de Usaín Bolt y Cristiano Ronaldo o Messi o Neymar.

La tromba uruguaya de tristes tumbos en su país, y en España y Portugal, se consagra. Casi 70 metros desbocado, pero sin desbocarse. Como torton trotón sin frenos entre inocuos conos anaranjados, deja atrás a Michael Pérez, Jesús Sánchez y Carlos Salcido, para al final, ya sin aire, inventarse un arco iris entre la tormenta sobre los aspavientos histéricos de Rodolfo Cota. Golazo. 1-2.

Sí: 1-2. Y Pachuca resopla y festeja. Y el América resopla y festeja ajeno. Después de todo, el vendaval rojiblanco moja, pero no empapa en la red. Pachuca está en la Liguilla. América, durmió sin pesadillas.

Chivas, notable, superior cuando el drama era 11 contra 11 y encarnizado cuando era 11 contra 10, hasta que pasó lo que le ha pasado con el peludo de 'El Pelado' Almeyda: en la voracidad de ganar, ha terminado empatando o perdiendo, cuando tiene un hombre más en la cancha.

El cazador sin paciencia, siempre es cazado. Ya debería haberlo aprendido el técnico de Chivas. Le refrescan la lección con un fuete amargo, brutal, por el momento: podría haber terminado la jornada de sublíder y atragantarse, abotagarse, de los esteroides magníficos de la victoria, de cara al juego ante América.

Y claro: trepar al altar de leña verde, al embajador nefasto de una torpeza absoluta, como el árbitro Yair Miranda. Habrá que decir a su favor, que la estulticia es pareja... aunque diría Cuauhtémoc Blanco, más pareja para Chivas.

Miranda se tragó un penal sobre Urretaviscaya y echó al pechito frío del 'Chucky' Lozano, por una segunda amarilla, cuando la primera fue originada por una torpeza arbitral.

Matías Almeyda vuelve a caer en la confusión. Carlos Salcido reclamaba su cambio. Su cuerpo entero reclamaba un relevo. El técnico de Chivas elige la artillería, dejando el zaguán abierto.

Y necesario insistir en un viejo tema. Ojo, no es apología de la violencia ni del juego sucio, pero a cuántos defensas extranjeros les hubiera desbordado tan cerca Urretaviscaya sin que, en las condiciones fehacientes de gol, lo hubieran empujado, zancadilleado.

Es evidente que en Chivas, como en el jugador mexicano en general, falta ese oficio, ese instinto de supervivencia canchero y marrullero, que podrá ser entendible en Sánchez y Pérez, pero en el veteranazo Salcido, con recorrido europeo, es imperdonable.

Una victoria totalmente encomiable para el Pachuca. Una derrota totalmente lastimosa y lastimera para Chivas, que tuvo un rendimiento que parecía atemorizador para el América su rival de este miércoles.

Pero, Guadalajara demostró, nuevamente, que en la obsesión de ganar, se debilita. Y seguramente Ricardo La Volpe reitera su reflexión hecha a Univisión: "Chivas, de qué hablan, me río".

Y Almeyda deberá reflexionar, porque su gigante que despertó, se le quedó dormido de nuevo, en el dintel de la victoria.

Porque el Dinosaurio, "de esos, de los antiguos", se enfermó de nuevo de los riñones.

Y porque, como pidió después de aquel juego ante Atlas, "este partido debería de repetirse" por el arbitraje, sólo que la noche de este domingo, estuvo vestido de rojiblanco.

Chivas espantó, pues, a Pachuca y América durante 88 minutos. Y después, confirmó que en la gula, está el mayor de sus pecados en la banca.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Sueño cumplido para ambos. Pesadilla garantizada para uno. El América y su achacoso Centenario enfrentan a su reciente verdugo en Liga, Chivas, pero en la Semifinal de la Copa MX.

Con soponcios, las Águilas se habían metido a Semifinales venciendo a Chiapas, mientras que Chivas, sin grandes algarabías, superó a Alebrijes.

Es decir, uno, América, venció a otro, Jaguares, que juega como si fuera de la Liga de Ascenso, y el otro, el Rebaño, a uno, Alebrijes, que sí pervive en la Liga de Ascenso. Nada extremadamente honorable para ninguno.

Pero el premio es magnífico. Aunque sólo uno podrá cargar con él a la Final de la Copa MX, que alcanza un vigor emocional y emotivo para la afición mexicana. Un obsequio inesperado. Un parche para una copita que nació rota.

1.- Se enfrentan dos equipos con filosofías distintas. Chivas y su mexicanismo, y América con mexicanos accidentales en su alineación.

2.- Y claro, el vicioso juego de palabras y hábitos: la inagotable cartera de El Nido contra la ya no tan inagotable cantera de Chivas, que, por otro lado, ha despilfarrado más dinero que su rival en el último semestre.

3.- Pretensiones similares de juego. Aunque en este momento Matías Almeyda tiene un sostén más verídico que la verborrea gastada de Ricardo LaVolpe, quien aseguró que en el América importan las formas en que se juega, y su equipo se ha visto muy deforme y deformado.

4.- Para los jugadores de Chivas representa darle una repasada amarga a un Centenario pobretón, cargado de decepciones y de irrespeto a su afición. Para el Guadalajara sería la consagración de un torneo burlándose, otra vez, de su rival por antonomasia.

5.- Para los americanistas se trata de rescatar el pellejo. No sólo por su indolencia y desvergüenza competitivas, sino que, además, deben resanar las tremendas estulticias de sus dirigentes: himno plagiado, camiseta espantosa, ningún partido de festejo y que la contratación estruendosa nunca llegó. Y claro, el bochorno compartido: ningún título garantizado en este aniversario.

6.- Chivas tiene una base de jugadores que podría ser, si algunos quisieran (Gullit, Gallito, Brizuela, Pulido), base de la selección nacional.

Ciertamente, hoy el Guadalajara juega mejor que América, y encima su banca es más variadita y promisoria. Pero, Perogrullo es muy sabio: un Clásico es un Clásico.

Porque, por otro lado, si en ese desesperado acto de supervivencia, si en esa cínica resolución de escapismo, si en esa desvergonzada postura del "sálvese quien pueda", los jugadores de las Águilas pretenden rescatar su leproso pellejo, pueden, sin duda, dar la actuación inesperadamente majestuosa que trastoque los pronósticos naturales de la lógica.

Y en caso de ocurrir esa metamorfosis desfachatada de que los jugadores de este Centenario con reumas den el partido que está en deuda, bien pueden sepultar las pretensiones de Chivas.

Por lo pronto ya hay dos beneficiados con este desenlace para las Semifinales de la Copa Mx: Pachuca y Querétaro, quienes pasan a segundo término en las atenciones de Chivas y América, más allá de lo que digan los directores técnicos de ambos equipos.

Hoy, los jugadores de El Nido y el Rebaño, aspiran más a estar presentes en el Estadio Azteca la próxima semana, que a glorificarse ante Tuzos o Gallos Blancos. Nada de entremeses rancios, que los espera un banquete.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- La misma noche del martes, América se quedó sin su Himno Centenario y resucitó los demonios de las dudas de su Centenario. Y Chivas, aguarda, malicioso, perverso, poder despojarlo de todo el oropel festivo en su siglo de vida la próxima semana.

Llega América a los 100 años con reumas. Mientras su himno es expulsado ignominiosamente de su historia por plagio descarado, sufre ante uno de los peores equipos del torneo, aunque se impone 3-2 a Chiapas, con un nuevo asterisco del deterioro arbitral, que nuevamente, pecando, peca a su favor.

Mientras su directiva, seguramente desde el Salón Oval de Televisa, emite un comunicado desarraigando, desheredando, marginando, avergonzándose del sinvergüenza himno, en la cancha, emite un tratado de paz, cuando en los minutos finales enciende veladoras, saca rosario y con el reloj en la mano, implora el final de ese suplicio agónico.

Cierto, sus goles son espectaculares. La bicicleta de Michael Arroyo es espectacular, aunque percudida por una falta previa, evidente, de William da Silva, tan gigantesca como el bochorno musical de su himno, pero que solo el árbitro no vio.

Después, Rubens Sambueza aparece con la soberbia de su talento, que ha tenido recluido en los últimos meses, mientras Paolo Goltz saca un cabezazo cómodo, entre la incomodidad liliputense de la zaga chiapaneca.

Como ha venido ocurriendo, Ricardo La Volpe sigue golpeando a lo 'Piojo' Herrera al arranque del juego, y termina con las temblorinas patéticas de Nacho Ambriz.

Victoria angustiosa. Y angustiante para una afición que ha visto a su equipo ganar juegos que debía perder, como ante Xolos y Chiapas.

Pero, al final, América ya es semifinalista. Trémulo, aguarda el resultado del que podría salir su contendiente: Chivas.

Pero, seguramente, en la Capilla de El Nido rezarán porque este miércoles por la noche ganen los Alebrijes, esos espectros tan mexicanos, producto de las pesadillas de un oaxaqueño (Pedro Linares) que las convirtió en arte con la vistosidad del arco iris.

América prefiere as las pesadillas del artesano que a la pesadilla reincidentemente posible del 3-0 de la Liga, con un Guadalajara que hoy, juega mejor que el anquilosado cumpleañero.

Cierto: Chivas aún debe lidiar con Alebrijes, pero seguramente hay más regusto desesperado en el Rebaño por esta factible semifinal de la Copa MX, que el desazón convulsivamente temeroso de las Águilas.

Perder la Semifinal ante el Guadalajara convertiría ya este patético Centenario, en una de las exequias más patéticas, tristonas y humillantes del honoro americanista.

Ni LaVolpe ni Peláez resistirían tanto sofocón en un año que supuestamente debería ser la era dorada del americanismo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO